El desbarajuste

Esto nos coge en tiempos de Francoy lo achacamos a una conspiración judeo-masónica. Pero ahora no tenemos ni a los judíos ni a los masones para echarles la culpa

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reutes)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reutes)

Hace poco dije que cuando un gobierno piensa a lo grande, ilusiona a la gente.

Añadí que así romperíamos por elevación muchas actitudes absolutamente pequeñitas, impresentables y dañinas que veo a diario en nuestra Patria.

Veo lo que está pasando y a qué dedican sus esfuerzos el gobierno, los partidos políticos, el Congreso y los políticos individualmente. Y, de paso, otras instituciones. Hago una lista, incompleta, porque estos chicos que mandan en cualquiera de los terrenos que nos afectan, parece que se han puesto de acuerdo para ver quién lo hace peor.

1. El espectáculo del ex Tribunal ex Supremo, vergonzoso.

2. La candidatura conjunta Marruecos-Portugal-España para el Mundial de fútbol de 2030, algo muy necesario (¿?) sobre todo después de oír los argumentos de Pedro: que el rey Mohamed VI está muy interesado y que será el primer Mundial que se celebre en dos continentes. No sé si comprar entradas ya o esperar.

3. La exhumación de Franco como piedra angular de la actuación política, en un trabajo conjunto y duro del gobierno, la familia, el Vaticano, el Abad del Valle de los Caídos y alguno más que se me olvida.

Un mozo se suena con la bandera -sí, sí, la bandera de nuestra Patria- y no pasa nada. El pobre estaba en pleno uso de su libertad de hacer gracia

4. Un mozo se suena con la bandera -sí, sí, la bandera de nuestra Patria- y no pasa nada. El pobre estaba en pleno uso de su libertad de hacer gracia.

5. La sustitución del abogado del Estado que quería que los golpistas -perdón, los fascistas, perdón, los señores que simbólicamente y de una manera amable declararon en broma la independencia de la República Catalana- fueran acusados -¡a quién se le ocurre!- de rebelión, cuando no pasó de una cariñosa sedición. Y si me aprietas, ni eso.

6. El Rufián Show en el Congreso, en el que intervienen el citado Rufián, que cuando insulta pone cara de que se lo cree y cuando le echan se va con sus amigos, que escupen o no (vi el vídeo y no me quedó claro).

7. El amable whatsapp de Cosidó, asegurando el control de una sala del TS.

Me canso y no sigo, porque me agota y, sobre todo, me entristece, ver el desbarajuste organizado por esta cuadrilla que pulula por Madrid, autonomías y algún ayuntamiento que otro. Curiosamente, a nuestros jefes, en Bruselas, no sé por qué, no les gustamos. Es curioso, porque somos muy buenos y lo hacemos todo muy bien.

A nuestros jefes, en Bruselas, no sé por qué, no les gustamos. Es curioso, porque somos muy buenos y lo hacemos todo muy bien

Pero las actitudes "absolutamente pequeñitas, impresentables y dañinas" se ven demasiado. Y, como resultado, la Comisión Europea nos advierte que los números de los presupuestos no cuadran. Ni cuadrarán.

Llega el malvado FMI, con la malvada Christine Lagarde al frente, y empeora su previsión para España y cuestiona los nuevos tributos. Además, el FMI se pone de acuerdo con la OCDE y rebajan la previsión de crecimiento de nuestro PIB.

Esto nos coge en tiempos de Franco -Bahamonde, no Rabell- y lo achacamos a una conspiración judeo-masónica. Pero ahora no tenemos ni a los judíos ni a los masones para echarles la culpa. Y echar la culpa al "desbarajuste" es muy duro. Porque no está importado. Es de fabricación propia, conseguido con esfuerzo, día a día, aliñándolo con un poquico de odio y quejándonos de que los de la UE nos tienen manía.

P.S.

Rufián se podía haber cambiado el apellido, como hizo José Luis Franco Rabell, que se quitó el 'Franco' para evitar que lo enterrasen en el Valle de los Caídos cuando quede vacía la tumba, aprovechando que para la inscripción en la lápida bastaba con quitar el 'Francisco' y poner 'José Luis'.

Desde San Quirico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios