Fin de año

Tres días más y, hala, a por las campanadas de las 12 de la noche del 31 y a desearnos unos a otros un próspero año 2019, o sea, un año "favorable, propicio, venturoso"

Foto: Una mujer camina junto a una escultura con el año 2019. (EFE)
Una mujer camina junto a una escultura con el año 2019. (EFE)

Señores, esto se acaba. Tres días más y, hala, a por las campanadas de las 12 de la noche del 31 y a desearnos unos a otros un próspero año 2019, o sea, un año "favorable, propicio, venturoso".

Como lo de la prosperidad puede ser un poco nebuloso, me gustaría concretarlo en algunos puntos, porque la experiencia me dice que, si lo concreto en muchos puntos, no lo concreto y, a final de año, me desmoralizo pensando que soy un desastre.

Repaso cómo están las cosas:

1. Pienso que en el mundo hay un estado de injusticia grande, con desigualdades enormes, con países donde se vive bien (España, por ejemplo) y países donde no es que se viva mal. Es que no se vive. Burkina Faso, por ejemplo.

2. Pienso que esa falta de justicia se refleja en las familias y, sobre todo, en la familia como institución básica y fundamental de la sociedad, que es atacada fuertemente porque parece que molesta.

3. Estos ataques son de muchas maneras: desde llamar familia a lo que no es, hasta poner cara de que lo antinatural es natural.

4. Pienso que como estos ataques son fuertes y constantes, debe haber mucho dinero detrás, porque en este mundo y en esta época todo cuesta dinero. En realidad, todo cuesta mucho dinero.

5. Pienso que muchas personas están preocupadas por su futuro. Muchos jóvenes, porque no encuentran trabajo. Muchos, jóvenes y no tan jóvenes, porque les da miedo ser arrollados por un ERE que no deje títere con cabeza.

6. Esta preocupación aumenta cuando ves que se mueren más personas que las que nacen, con lo que el futuro, vía pensiones, se presenta feo. Muy feo.

7. Pienso que hay conflictos, unos más sangrientos que otros.

8. Pienso que hay problemas inexistentes, sacados de la manga, para distraer al personal.

9. En España, sin ir más lejos, queremos sacar los restos de Franco de donde están ahora, y la familia se los quiere llevar donde quiere, con gran escándalo de los progresistas, amantes sin duda de la libertad.

10. Sin salir de España, tenemos en marcha una investigación, porque un 'mosso' le ha llamado idiota a un señor. Una de las acepciones de 'idiota' es "engreído sin fundamento para ello". Seguro que el 'mosso' Octavio quiso decir eso. No entiendo por qué hay que abrir una investigación sobre ese asunto, a no ser que sea para dar trabajo a unas personas -los investigadores- que no tienen nada que hacer y que de algún modo tienen que justificar su sueldo.

Al llegar aquí, uno de mis nietos mayores lee lo que he escrito, se sonríe y dice: "Tú eres el que ibas predicando el optimismo, ¿no? Porque entre lo que dices y lo que se supone que dices y lo que se adivina que quieres decir, solo te falta hablar de esa megacrisis que está al caer, añadiendo que esto se hunde, pero que a ti no te coge debajo".

Ahora me doy cuenta de que me había olvidado lo bueno. Porque, a base de pensar, con mucha frecuencia lo primero que sale es lo malo.

1. Pienso que hay mucha gente maja. Niños, jóvenes, maduros, mayores.

2. Y que todos tienen mucho que aportar.

3. Y que lo están aportando.

4. Pienso que el trabajo es el vehículo a través del cual el hombre se inserta en la sociedad.

5. Y que hay mucha gente que intenta trabajar bien, con un trabajo bien hecho y bien acabado.

6. Y que eso se nota.

7. Y que crea buen ambiente.

Hay una frase que está de moda: "Esto ha venido para quedarse".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Seguramente, es lo que querría poder decir Pedro Sánchez de su gobierno, debilucho, pero con ganas de aguantar, sea como sea, aliándose con el que haga falta y echando las nubes de humo necesarias para que todos veamos cuánto y qué bien trabajan.

Según la última Encuesta de Población Activa, el número de personas sin empleo es de 3.326.000.

Me gustaría que 2019 fuera el Business Friendly Year (BFY), en el que el Gobierno de España tuviera dos objetivos:

1. Conseguir que las 19.528.000 personas con empleo estén mejor pagadas.

2. Conseguir rebajar el número de personas sin empleo en una cantidad entre 500.000 y 1.000.000.

Para las dos cosas, la responsabilidad de Sánchez y sus chicos/as para generar confianza es muy importante, y estos/as mozos/as debieran ser especialmente cautos/as (cada vez estoy más políticamente correcto) para no estropear las cosas, que son delicadas, muy delicadas y que no admiten sinsorgueces como algunas que vemos últimamente y que, por ahora, nos cuestan 5.768 millones de euros que, no os preocupéis, los pagarán los ricos con sus impuestos. Ja.

La responsabilidad de Sánchez y sus chicos/as para generar confianza es muy importante, y debieran ser cautos/as para no estropear las cosas

Digo lo de generar confianza porque los gobiernos no crean empleo. Los empleos los crean las empresas. Hablo de los empleos verdaderos, no de los inventados que, esos sí, son a veces creados por gobiernos para mejorar las estadísticas.

En el BFY, la mejora de las remuneraciones de las personas no se conseguirá con decretos leyes, sino con mejores resultados de las empresas.

Ya sé -lo dicen las antiguallas que a menudo nos brean con sus antiguallidades (¡!)- que el capitalismo es malo, muy malo.

Pero -lo he dicho cien veces- la calle Mandri en Barcelona es un modelo de capitalismo. Un bar, dos bares, tres bares, una zapatería, una relojería, una lencería, otro bar, una tienda de confección de ropa para hombre, otra para mujer, otra para niño..

Capitalism Street, le llamé en un libro. Los propietarios de cada negocio han puesto el capital. Yo quiero que vayan bien. Si van bien, crearán riqueza, puestos de trabajo y, sin decretos leyes, subirán las remuneraciones de sus empleados y estos irán a otras tiendas y comprarán. Y el capitalista cobrará dividendos, irá a otras tiendas y comprará.

Y todos pagarán impuestos. Y les molestará que esos impuestos se destinen a pagar el traslado de los restos de Franco.

P.S.

1. He dicho que en España se vive bien, sabiendo que alguno me dirá que los que vivimos bien somos yo y los de mi calaña.

2. Supongo que no me lo dirá el 'mosso' Octavio, aunque a este le permitiría eso y más.

3. Pero, si repasamos el mundo, vemos que sí, que aquí vivimos muy bien.

4. Con problemas, como todos y como siempre, incluyendo en el 'siempre' el futuro, porque en el futuro lamento deciros que habrá muchas cosas a mejorar.

5. Muchas.

6. Muchísimas.

¡¡FELIZ AÑO 2019!!

Desde San Quirico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios