Día 13. Una teoría sobre el origen del coronavirus que no va a gustar a casi nadie

¿Quién es el culpable del virus? Por este orden: la Madre Tierra, la humanidad, China, EEUU, Sánchez, Ayuso y Torra. ¿Y si todos se equivocan y la culpa de todo la tiene Lolo? ¿Quién?

Foto: Varias personas disfrutan de una comida dentro de una tienda de campaña para prevenir el coronavirus en Jiangsu, China. (Reuters)
Varias personas disfrutan de una comida dentro de una tienda de campaña para prevenir el coronavirus en Jiangsu, China. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Hola amigos. Yo soy el culpable de todo lo que pasa en el mundo, y usted también lo es.

Hoy he de hacerles una confesión terrible. El sentimiento de culpabilidad me abrasa el cuerpo. Lo cuento o reviento...

El pasado verano, les compré un pangolín a los niños como animal de compañía. Un pangolín, sí, ese simpático mamífero, primo de los armadillos, que ha salido tanto últimamente en las, ejem, noticias de sucesos asiáticos. Nuestro pangolín se llama Lolo y no es un pangolín cualquiera: es superdotado. Le hemos enseñado a tocar el piano (seis horas al día, nada serio), equitación y el lenguaje de los humanos. Diles hola a estos señores, Lolo: "Hola. Esta familia me cuida muy bien pese a ser el paciente cero del coron...". Graaaaaaacias Lolo por tus palabras, devolvemos la conexión a Torre España... Vale, es cierto, Lolo causó la pandemia. Los chiquillos le dieron calimocho y enfermó. La CIA lo trasladó luego a Asia en secreto para culpabilizar a los chinos, pero LA CULPA DE LA PANDEMIA ES MÍA Y SOLO MÍA.

Hoy, en los diarios de la pandemia: el juego de la culpa.

La culpa la tiene el otro

Variante geopolítica: la culpa del coronavirus es de los chinos; y su correlato conspiratorio: el virus se creó en un laboratorio gringo para culpar a los chinos. De fondo: la guerra comercial.

Pero el juego de la culpa tiene variaciones para consumo interno, en el caso español, adaptadas al Estado de las autonomías. Del café para todos al coronavirus para todos. La culpa es del Estado central o de las autonomías. La culpa es de los catalanes, de los madrileños o de Teruel Existe. La culpa es de las diputaciones, sí, eso es, la culpa de la pandemia es de las malditas diputaciones. ¿A qué espera la OMS para desinfectarlas?

Pero si yo tengo un horroroso sentimiento de culpa por haber adoptado un pangolín, nuestros políticos están enfrascados en el juego de la inocencia. Ninguno culpable/todos inocentes. Sociópatas de manual: no sienten ni culpa ni remordimientos, pues la culpa es siempre del otro, del rival político.

¿Culpable Sánchez por permitir la manifestación del 8-M y dormirse en los laureles? ¿Pedro? ¿Estás de broma? ¡Si solo es el presidente!


¿Culpable Sánchez por permitir la manifestación del 8-M y dormirse en los laureles? ¿Pedro? ¿Estás de broma? ¡Si solo es el presidente del Gobierno! ¿Culpables Ayuso y Torra por recortar camas hospitalarias? Vamos, hombre. ¡Ni que tuvieran transferidas las competencias sanitarias! Así hasta el infinito y más allá.

​En lo más alto

Pero la que más alto ha apuntado en el juego de la culpa es Carmen Lomana, la gran ‘socialite' española, que ha colgado un vídeo de su confinamiento en el que sostiene que la culpa es del hombre/la naturaleza. Atentos a esta versión para 'celebrities' de la no menos célebre Hipótesis Gaia (la naturaleza respondiendo a las agresiones humanas). Dentro 'speech' de Lomana:

Esto tenía que pasar. Era tan fácil como parar. La Madre Tierra, Dios o una fuerza superior nos ha dicho: ¿dónde vais?

“Me he duchado, me he perfumado, me he dado crema… Pero ni vestirme ni nada, ¿por qué?, porque no me apetece. Sencillamente, no tengo ganas… Esto tenía que pasar. Era tan fácil como parar. La Madre Tierra, Dios o una fuerza superior nos ha dicho: ‘¿Dónde vais? ¿Hacia dónde vais en esta locura de viajes, de cruceros, de contaminación, hacia dónde?’. La Madre Tierra nos ha dicho: ‘¡Me estáis matando!’. Y la única manera que había de parar esto era con una pandemia, porque ninguna persona podía parar el mundo, porque nuestra vanidad es tan grande que nos creemos por encima de la naturaleza. Y la naturaleza nos sorprende. En mi último libro escribí esto sin saber que iba a pasar… Esto nos va a enseñar mucho, nos va a enseñar que en Venecia, en tan poco espacio de tiempo, hay delfines, hay peces, el agua está transparente. Creo que en el globo terráqueo ha bajado la temperatura dos grados. China, el país que más contaminaba, es al que le han dado más fuerte. Y así estamos nosotros: una lección de humildad. La Madre Tierra nos ha dado un grito porque la estábamos matando. Y a lo mejor nos ha dicho: ‘Ahora os voy a matar yo a vosotros’. Os mando un beso”.

Otro beso para ti, Carmen.

La Pacha Mama nos ha dicho: AHORA OS VOY A MATAR YO A TODOS, y Lomana nos manda un beso para compensar. Yo me doy por contento. Los que van a morir te besan.

Y ahora les dejo. Tengo que seguir civilizando a mi pangolín. Hoy haremos siete horas de deberes bilingües, canto gregoriano, taller de lucha filipina con cuchillo, monta de poni y seminario 'online' con Michel Foucault sobre la microfísica del poder. Lo que viene siendo un día tranquilo.

Diario de la pandemia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios