Día 19. Sin novedad en el frente: la cruda verdad militar sobre el coronavirus

Las coletillas castrenses del JEMAD durante las ruedas de prensa logran lo imposible: ser a la vez completamente absurdas y totalmente esclarecedoras

Foto: Miguel Ángel Villarroya, jefe del Estado Mayor de la Defensa. (EFE)
Miguel Ángel Villarroya, jefe del Estado Mayor de la Defensa. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Hola. Soy el Sombrerero Loco, y usted no lo es.

La jornada de ayer transcurrió con absoluta normalidad en casa. Tenía que pasar: tras la mezcla de paranoia y excitación de los primeros días, el confinamiento ha derivado en rutina. Nada que contar... Ah, bueno, sí: un conejo con chaleco salió de un agujero en la cocina y nos dirigió unas palabras: LLEGO TARDE. TENGO MUCHA PRISA. ¡VIVA LA FIESTA! Conejo salió corriendo a todo gas, se metió en un armario, lo seguimos... y ahora estamos atrapados en una realidad paralela en la que una Reina amenaza con cortarnos la cabeza y un Sombrerero Loco amenaza con volvernos tarumbas. Pero aparte de eso, no pasó absolutamente nada ayer. Sin novedad en el frente.

Bienvenidos a los diarios de la pandemia.

A sus órdenes

Ruedas de prensa gubernamentales sobre el coronavirus. Las críticas en Twitter se ceban con el general Miguel Ángel Villarroya, jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), por utilizar un lenguaje bélico, el "todos somos soldados", que más que subir el ánimo (de la tropa 'millennial') genera escepticismo por desconexión generacional. Ahora bien: ¿y si lo que pasa es justo lo contrario? ¿Y si son los políticos los que están oscureciendo la realidad —ocultando datos sobre el virus por intereses partidistas— y el general el que la está iluminando (aunque ni él mismo lo sepa)? Tesis: las coletillas castrenses del JEMAD han logrado un imposible paradójico: ser a la vez completamente absurdas y totalmente esclarecedoras.

Durante varios días, el JEMAD ha arrancado así sus intervenciones: "Sin novedad en el frente".

Quizá no han escuchado ustedes bien lo que acabo de decir, porque están los chiquillos haciendo ruido en su casa, así que se lo grito: SIN NOVEDAD EN EL FRENTE.

SIN NOVEDAD EN EL MALDITO FRENTE.

Bien.

"Sin novedad en el frente". Quizá no sea la expresión que yo utilizaría para describir que, de la noche a la mañana, TODA LA POBLACIÓN MUNDIAL ESTÁ CONFINADA POR UN VIRUS LETAL, MIENTRAS LOS JUBILADOS MUEREN, LAS BOLSAS CAEN A PLOMO, LOS PERROS HABLAN LATÍN, FERRERAS LLEVA 12.000 HORAS SEGUIDAS EN DIRECTO EN LA TELE Y SOLO QUEDA YA CUERDO UN PASTOR DE CABRAS DEL PIRINEO QUE NO SE HA ENTERADO DE NADA... Pero maestros tiene la santa madre iglesia. No quisiera yo enmendar la plana al señor general, ni precipitarme en mi juicio, pero me atrevería a decir que ha habido pequeñas novedades últimamente con este asuntillo del virus.

"Sin novedad en el frente", como si en vez del coronavirus, el JEMAD estuviera describiendo la partida de bridge que la señora López lleva jugando con las mismas tres amigas cada tarde desde hace 36 años. Sin novedad en el frente. La madre que me parió.

Sombrerero Loco ataca de nuevo

Me van a permitir ahora que rompa el tono sobrio característico de este diario de la pandemia para desbarrar un poco. Dios me perdone.

Sin novedad en el frente. Hoy salí a comprar tabaco, me encontré al Javi, me tomé una con él, luego otra... Volví a casa tres días después, sin dinero, sin zapatos y con un tatuaje maorí en la cabeza... Por lo demás: sin novedad en el frente.

Salí a comprar tabaco y acabé enrolado en la mara Salvatrucha. Lo típico. Cero novedades. Sin novedad en el frente

Salí a comprar tabaco y acabé enrolado en la mara Salvatrucha. Lo típico. Cero novedades. Sin novedad en el frente.

Hoy me han dicho que tengo dos hijos secretos. Sin novedad en el frente (bueno, si yo fuera Julio Iglesias, esto sería un 'business as usual' de libro).

De camino al súper me ha caído un satélite en la cabeza. Sin novedad el frente. Es la tercera vez esta semana. Estoy pensando en demandar a la NASA.


Pero ojo: sin novedad en el frente —y esto es un fabuloso hallazgo involuntario del JEMAD— funciona en sentido literal para describir la crisis coronavírica en España. Atentos:

La gente que era idiota antes del coronavirus lo sigue siendo ahora. Sin novedad en el frente. Linchamientos en Twitter: sin novedad en el frente. Facebook como sumidero de bulos: sin novedad en el frente. ¿Oportunistas diciendo que ellos lo vieron venir antes que nadie? Sin novedad en el frente. ¿Aprovechamiento miserable de una tragedia para debilitar al Gobierno por prejuicios ideológicos? Sin novedad en el frente. ¿Gobierno minimizando el peligro, confundiendo información con propaganda y cagándola repetidas veces? Sin novedad en el frente. ¿Oposición autonómica haciendo lo propio? Sin novedad en el frente. ¿Nadie responsabilizándose ni de la imprevisión, ni de los recortes sanitarios ni de comprar mercancía averiada a comisionistas chinos? Sin novedad en el frente. ¿Mentiras gruesas para tapar todo lo dicho anteriormente? Sin novedad en el frente.

Sin novedad en el frente, mi general, todo en orden en Celtiberia.

Y ahora me voy a tomar el té con el conejo y el Sombrerero Loco. Para hablar de nuestras cosas. Cucú. Sin novedad en el frente

Diario de la pandemia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios