Wert contra todos (incluido él)

“El PP ha dejado caer a Wert”, me dice un diputado del Grupo Popular en el Congreso. “Se suponía que íbamos a hacer una campaña explicativa, pedagógica, sobre la LOMCE

El PP ha dejado caer a Wert”, me dice un diputado del Grupo Popular en el Congreso. “Se suponía que íbamos a hacer una campaña explicativa, pedagógica, sobre la LOMCE, pero lo cierto es que Génova 13 ha preferido mirar para otro lado y dejar que el ministro se queme en la hoguera de una algarada política que ha asustado a nuestros dirigentes hasta el extremo de que ya no se creen una ley que hace meses apoyaban con entusiasmo. Es más, me da la impresión de que ni el propio Wert se cree ya su reforma y sólo espera a que se apruebe y salga publicada en el BOE para dar un corte de mangas y largarse. Está harto, y lo entiendo, pero tampoco él ha puesto mucho de su parte para que el partido le apoye y últimamente ha demostrado demasiado orgullo y muy poca modestia”.

Esta semana hemos vivido el penúltimo envite de la izquierda contra la Ley Wert, y por fin ha aparecido el rostro amedrantador del totalitarismo en las concentraciones estudiantiles. Lo que está en juego es muy importante, es la contraposición de dos modelos educativos muy distintos, uno basado en la libertad de elección y en la calidad de la enseñanza que es el que propone la Ley Wert, y otro que se sustenta sobre las raíces más totalitarias del estalinismo, que es el que se defiende en las calles incluso por aquellos que de buena fe, pero tremendamente engañados, se han creído las mentiras que la izquierda cuenta sobre la Ley Wert. Pero lo peor de todo es que, a estas alturas, hasta el PP ha empezado a dudar de sí mismo y en lugar de mantenerse firme en la defensa de su modelo educativo parece dejarse llevar por la marea de las circunstancias. Estos días circula por la red un panfleto con los doce motivos por los que los estudiantes se oponen a la Ley Wert. A saber:

Por segregadora: Es una ley que divide y clasifica a los alumn@s, planteando la educación diferenciada como modelo educativo. Rotundamente falso. En ningún artículo de la ley se prioriza la educación diferenciada sobre el resto. Lo único que se hace es incluir a algunos de estos colegios en el concierto básico, dando una oportunidad a los padres que solicitan este tipo de educación que hasta ahora les estaba 'prohibida' por cara. Es decir, da un paso más en la libertad de elección.

Hasta el PP ha empezado a dudar de sí mismo y en lugar de mantenerse firme en la defensa de su modelo educativo parece dejarse llevar por la marea de las circunstanciasPor mercantilista: Rebaja becas y sube tasas encaminadas a que estudie quien tenga recursos. Tan falso como que en el presupuesto de 2014 la partida que más ha crecido ha sido la de becas. Y es verdad que han subido las tasas, aún así la enseñanza en España sigue siendo más barata que en el resto de nuestro entorno. Lo que sí ha hecho el Ministerio es subir un punto la nota para acceder a una beca, de manera que, además de vincular la beca a la citación económica, se incluya también un premio al mérito y al esfuerzo. La izquierda rechaza esto porque en su ideal de sociedad igualitaria ningún alumno puede destacar sobre el resto.

Por privatizadora: Apostando por la educación concertada y no apostando por la red pública. Y pensando en la educación como un negocio en vez de un derecho. La verdad es que no recuerdo que esto se lo dijeran a Felipe González que fue el impulsor de los conciertos educativos, ni a Rubalcaba, que entonces era ministro de Educación, aunque él se haya olvidado. Los conciertos llevan décadas funcionando y, además de contribuir a garantizar la universalidad de la educación, al Estado le sale más barato.

Por adoctrinadora: Pone la religión a la altura de otras asignaturas ignorando que el deseo mayoritario es que sea una extraescolar. Para que el adoctrinamiento sea tal, debe ser obligatorio, y en este caso no lo es. La religión es una asignatura optativa y lo único que hace la Ley es convertirla en evaluable para aquellos alumnos que la elijan. Lo que sí es adoctrinamiento es una escuela exclusivamente laica en la que se demonice la religión como quiere la izquierda. Ni una educación religiosa como en el franquismo, ni una educación exclusivamente laica como en Cuba: de nuevo, libertad de elección. Y al argumento fascista de “si la quieres, te la pagas”, habría que contestar que “si tú quieres una educación adaptada a tus ideas, te la pagas también”.

Lo que sí es adoctrinamiento es una escuela exclusivamente laica en la que se demonice la religión como quiere la izquierdaPor clasista: El recorte de becas va a hacer de la educación un lujo para los hij@s de aquellas familias que se lo puedan pagar. Volvemos a lo mismo. La partida de becas ha crecido y la única diferencia con la situación anterior es que, en lugar de necesitar un 5,5 para obtener la beca, ahora hace falta un 6,5, es decir, un poco más de esfuerzo… Teniendo en cuenta que el líder del Sindicato de Estudiantes, Tohil Delgado, ha cumplido ya los 30, no está de más que el Gobierno haga algo para evitar la acumulación de holgazanes en las aulas.

Por centralista: La intervención del Gobierno central ignora las competencias de las Comunidades Autónomas. No es verdad, pero puede que sea lo único en lo que hay algo de cierto, ya que la Ley aumenta el porcentaje de materias comunes, lo cual es bastante positivo a la vista de los escasos conocimientos que tienen los estudiantes españoles de su entorno más próximo.

Por discriminatoria: No atiende a la diversidad, por lo que el alumnado con necesidades específicas queda desamparado. Ah, bueno, si ellos lo dicen… No hay ningún artículo de la ley que permita sostener esta estupidez, pero como a la hora de la propaganda vale todo…

Si hay algo que hace esta ley es, precisamente, lo contrario: fomentar la formación integral y la calidad de la enseñanzaPor involucionista: Nos plantea un retroceso de más de 40 años en la educación española. A partir de aquí ya vienen los lemas clásicos del agit prop de la izquierda. Este es el primero, viene a ser lo mismo que decir que es franquista, pero sólo porque la ley no la hacen ellos, que son los únicos con derecho de pernada sobre la educación. Si el PP quiere cambiar las cosas, y las cosas son una calidad educativa que deja mucho que desear y un abandono escolar excesivo, entonces se le acusa de involucionista… O sea, mejor tontos, pero todos igual de tontos.

Por devaluadora: Antepone las necesidades de los mercados a la formación integral del alumnado. Esta es de coña… No hay ni por donde cogerla, pero por desgracia hay mucho estúpido que se cree semejante patraña… Si hay algo que hace esta ley es, precisamente, lo contrario: fomentar la formación integral y la calidad de la enseñanza.

 

Dos Palabras
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios