Cifuentes y la generación JASP se abren paso en el PP
  1. España
  2. Dos Palabras
Federico Quevedo

Dos Palabras

Por

Cifuentes y la generación JASP se abren paso en el PP

La ‘vieja política’, eso que tanto ha calentado la boca de los partidos emergentes, está muriendo…

Foto: La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

¿Ustedes se acuerdan –¡seguro¡- de aquel término que definió a una generación como JASPs, Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados? Después vinieron otras muchas formas de definir a lo que, en definitiva, siempre ha sido lo mismo: una generación de gente joven, con una formación académica adecuada y dispuestos a comerse el mundo. Generalmente esos jóvenes acababan trabajando en compañías importantes, despachos de abogados prestigiosos, o aterrizaban en el mundo del cine, la televisión y las pasarelas…

Era más difícil, sin embargo, que las generaciones jóvenes se abrieran paso en la política, copada casi siempre por políticos profesionales de largas trayectorias. Sin embargo, la irrupción de lo que llamamos partidos emergentes, está obligando a los partidos tradicionales a practicar un importante lavado de cara y presentarse ante los ciudadanos con una imagen renovada. El PSOE empezó ese camino con la elección de Pedro Sánchez y su equipo, que ya en sí mismo suponía una renovación respecto de lo que venía siendo una alternancia de dinosaurios al frente de la secretaría general.

En el PP se dio un primer paso hacia la renovación en el Congreso de Valencia de 2008, pero aún así todavía quedaba mucho camino por recorrer y, además, esta legislatura ha envejecido a los que hasta ahora se presentaban como la cara de la renovación. Pero, fíjense, no es tanto una cuestión de edad, como de un cambio perceptible en el fondo y la forma del mensaje. Esto no significa que lo nuevo tenga que ser necesariamente mejor, ni mucho menos. Pero la política no deja de ser, en buena medida, un producto de marketing y al final la gente se deja llevar por las imágenes, por la escenografía…

El PP ha decidido jugar también esa carta, a sabiendas de que los gestos en política pueden suponer a veces la diferencia entre la derrota o la victoria

¿Quién no aprecia una imagen de renovación detrás de Begoña Villacís, Ignacio Aguado, Inés Arrimadas o el propio Albert Rivera? Ciudadanos ha sabido jugar esa carta. Ya habrá tiempo de saber si detrás de esa escenografía atractiva hay un fondo que sirve para gestionar los intereses de los ciudadanos, o son solo simple fachada. Pero, por el momento, logran su objetivo. El PP ha decidido jugar también esa carta, a sabiendas de que los gestos en política pueden suponer a veces la diferencia entre la derrota o la victoria.

Además, en su caso la imagen de la renovación se va a testar de aquí a las elecciones generales porque sí va a tener responsabilidades de gobierno: Cristina Cifuentes. La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid emerge como el nuevo referente del PP, y detrás suyo lo hacen los nuevos rostros que se sientan en el Comité de Dirección de este partido y que están llamados a liderar el inevitable cambio al que está obligado el PP si quiere ganar las elecciones: Pablo Casado, Andrea Levy, Javier Maroto, Jorge Moragas y Martínez Maillo. No son los únicos. En el propio equipo de Cifuentes gente como Ángel Garrido o la diputada autonómica Isabel Díaz Ayuso –que además ha trabajado codo con codo con Pablo Casado-, representan también lo que ya se define como el ‘nuevo PP’.

¿Cuál es la diferencia con el ‘viejo? Básicamente una mayor penetración de sus líderes en las redes sociales y en los medios audiovisuales, y un discurso más abierto a cambios y reformas que hasta ahora parecían impensables. El discurso de investidura de Cristina Cifuentes es un apreciable marco de referencia sobre lo que va a ser la ‘refundación ideológica’ del PP que se va a llevar a cabo en la Conferencia Política de julio de la mano de Casado y Andrea Levy.

Lo sorprendente es que ha sido alguien tan aparentemente anclado en el pasado como el propio Rajoy quien ha abierto la puerta a este proceso y, aunque haya sido por necesidad y a la espera de ver si se confirman las expectativas, al menos hay que agradecer lo que parece que va más allá de unos simples gestos. La ‘vieja política’, eso que tanto ha calentado la boca de los partidos emergentes, está muriendo… Pero lejos de ser sustituida desde fuera, el recambio por la ‘nueva’ se está empezando a producir desde dentro de los propios partidos. El tiempo, y las urnas de otoño, dirán si ha sido suficiente.

Ciudadanos Cristina Cifuentes Partido Popular (PP)