Crisis en el PP… ¿solo un problema de comunicación?
  1. España
  2. Dos Palabras
Federico Quevedo

Dos Palabras

Por

Crisis en el PP… ¿solo un problema de comunicación?

Lo que le ha faltado al PP durante estos cuatro años, además de comunicación, ha sido cercanía a los ciudadanos. Y eso no va a dar tiempo de corregirlo en dos meses

Foto: Mariano Rajoy durante su comparecencia en pantalla de plasma, el pasado mes de abril.
Mariano Rajoy durante su comparecencia en pantalla de plasma, el pasado mes de abril.

Hace unos días un pequeño grupo de periodistas fuimos invitados a eso que se llama un 'briefing' en el Palacio de la Moncloa para explicarnos las últimas novedades sobre la crisis de los refugiados sirios y la posición del Gobierno al respecto. Se nos hizo una descripción detallada de la situación y cómo el Gobierno ha actuado en todo momento de acuerdo con las autoridades europeas, siendo España uno de los países que más facilidades han puesto para la llegada y el acogimiento de estas personas que huyen de la guerra y la persecución.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, nos dio una lección magistral sobre la diferencia entre la fácil demagogia de los carteles de bienvenida, polideportivos y bocatas, y la verdadera responsabilidad de un Gobierno comprometido con esa causa, razón por la cual, nos dijo, el Gobierno no ha querido hacer aspavientos ni alardear de ese compromiso. No era el lugar ni el momento para decirlo en voz alta, pero yo pensé para mis adentros: “Así les va”.

El otro día un buen amigo senador del PP resumía con bastante acierto la diferencia entre el modo de argumentar de la izquierda y el de la derecha: “Ellos simplemente dicen que somos antisociales y nosotros nos empeñamos en una árida descripción sobre los destinos del presupuesto… Ellos dicen que España sigue en crisis y nosotros nos enredamos en somnolientas explicaciones sobre los distintos componentes del PIB que suben o que bajan”. Y es cierto, a la hora de encontrar los mensajes que calan en el electorado, la izquierda siempre ha sido mucho más efectiva que la derecha.

A la hora de encontrar los mensajes que calan en el electorado la izquierda siempre ha sido mucho más efectiva que la derecha

Al menos hasta ahora, porque por el centro político al PP le ha salido otro adversario que también ha sabido llegar al público con mensajes sencillos y fáciles de asimilar, mientras que el Gobierno se dedica a las grandes disquisiciones sobre el cómo y la razón por la que España ha salido de la crisis. Han tenido, desde el primer momento, un problema de comunicación, no han sabido hacer llegar esos mensajes a la opinión pública y han abonado el terreno para que llegaran otros -principalmente los nuevos partidos emergentes- que con cuatro frases hechas se han llevado de calle a los votantes.

Esto es difícil de arreglar ahora. Lo que no se ha sabido hacer en cuatro años, no se soluciona en dos meses. Pero lo cierto es que siendo la comunicación uno de los elementos esenciales en los que el PP ha fallado durante este tiempo, no ha sido el único, y de ahí que una tras otra cada elección que ha habido en este país desde las europeas de 2014 haya supuesto un jarro de agua fría a sus expectativas electorales.

Este es un país canalla, cainita, bastante hijo de puta, la verdad sea dicha y perdonen la expresión. Pero es lo que hay. Al Gobierno del PP se le votó para que sacara a España de la crisis, y siendo ese el principal objetivo de esta legislatura, lo cierto es que se ha conseguido y aparentemente con bastante éxito. Y, sin embargo, no sirve de nada. El quinto aviso dado por los votantes este domingo pasado en Cataluña pone al PP contra las cuerdas, y a su presidente y candidato a las generales en una situación bastante comprometida, ya que aunque es bastante probable que a pesar de todo el PP gane las elecciones de diciembre, no lo es tanto que Rajoy siga siendo presidente del Gobierno, a pesar de que ahora Albert Rivera diga en voz alta que “no le vamos a hacer las primarias al PP”, que es una forma de decir que se las hagan ellos mismos.

Lo que le ha faltado al PP durante estos cuatro años, además de comunicación, ha sido cercanía a los ciudadanos

Si el PP gana las elecciones, es difícil otra alternativa para Ciudadanos que no sea la de apoyarles para gobernar, salvo que con su abstención la suma de PSOE y Podemos tenga más escaños que el PP. Pero eso aventura una legislatura corta. ¿Por qué el PP no convence? Pues al margen de ese problema grave de comunicación, es evidente que en los últimos tiempos los españoles han elevado sus niveles de exigencia y el PP no ha dado una respuesta adecuada a ese cambio de actitud. Donde antes había indiferencia hacia nuestra clase política, ahora los votantes reclaman políticos honrados, honestos, lúcidos, audaces y capaces de mirar a los electores a los ojos y decirles lo que verdaderamente tienen que saber.

¿Es que los dirigentes de otras fuerzas políticas son diferentes? Pues probablemente no, pero a los ojos de los ciudadanos los que gobiernan no han sabido cumplir con esos requisitos, y los otros, por nuevos, son al menos una opción a tener en cuenta. Lo que le ha faltado al PP durante estos cuatro años, además de comunicación, ha sido cercanía a los ciudadanos. Y eso no va a dar tiempo de corregirlo en dos meses, y esa es la razón principal por la que los ciudadanos le van a dar un voto de castigo el próximo mes de diciembre en las elecciones generales.

Partido Popular (PP) Crisis de los refugiados Comunicación política