Caja Madrid pone a la venta el coche fantástico de Miguel Blesa

Caja Madrid está de cambios profundos. No solo porque desde mediados del pasado año se ha fusionado con Bancaja y otras seis cajas de pequeño tamaño.

Caja Madrid está de cambios profundos. No solo porque desde mediados del pasado año se ha fusionado con Bancaja y otras seis cajas de pequeño tamaño. La entidad financiera quiere hacer borrón y cuenta nueva en relación a la etapa en la que Miguel Blesa fue presidente. Lo más llamativo de este cambio ha sido la anulación del bonus de 25 millones de euros que se iban a repartir un grupito de diez elegidos para la gloria, decisión polémica y demagógica a la vez que puede acabar con denuncias en los juzgados.

 

Pero la limpieza de todo lo que huele a Blesa va más allá. Rodrigo Rato, que sucedió a su predecesor tras quince meses de dura disputa contra algún que otro aspirante nombrado a dedo por Esperanza Aguirre, quiere demostrar que lo suyo es la austeridad. Así, el ex ministro de Economía en la etapa de José María Aznar ha decidido poner a la venta el súper coche blindado que el anterior presidente se compró a principios de 2009, con la crisis financiera y económica en todo su esplendor.

 

Como adelantó El Mundo, la caja se gastó hace ahora dos años unos 510.000 euros para que don Miguel fuera cómodo en un BMW Serie 7, con todo tipo de extras, como Dios manda. Un vehículo que, según la descripción de la casa, "representa la vanguardia del desarrollo técnico, las tecnologías y materiales más avanzados y el máximo nivel de protección". Un cuatro ruedas que solían utilizar personalidades como Carlos de Inglaterra y Alberto de Mónaco.

 

Ahora, Caja Madrid busca un comprador para el vehículo, que según algunas fuentes especializadas puede tener un valor de mercado inferior a los 300.000 euros. Eso en el caso de que haya alguien dispuesto a pagar tal cantidad de dinero en estos tiempos de apretarse el cinturón. De momento, Rato ha decidido que no se sube al citado coche ni en pintura y que prefiere ir en algo de alta gama, pero más discreto.

 

Todo lo contrario de lo que hizo otra empresa de postín que cambió de presidente en 2009. El nuevo inquilino, al contrario del ex director gerente del FMI, ordenó la compra de un Lexus de diseño moderno y jubilar el viejo Mercedes de su predecesor. Vehículos, en cualquier caso, que se ponen a más de 110 kilómetros la hora a poquito que el chófer pise el acelerador.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios