Aznar Junior ya ejerce en los lujosos salones del Madrid de los negocios

Podría responder a la tipología de joven emprendedor. Con una carrera profesional curtida en el mundo de la consultoría estratégica y en el de las finanzas,

Podría responder a la tipología de joven emprendedor. Con una carrera profesional curtida en el mundo de la consultoría estratégica y en el de las finanzas, a sus 33 años debuta con su propia firma de asesoramiento. Sin embargo, el hecho de apellidarse Aznar y ser el hijo mayor del que fue presidente del Gobierno hace que su estreno empresarial se mire con una lupa diferente a la del resto de españolitos.

José María Aznar Botella ha puesto a rodar Poniente Capital, una boutique dedicada al asesoramiento financiero y corporativo. Su regreso a Madrid, hace sólo unos meses, no ha podido ser más oportuno ni su debut como hombre de negocios más conveniente. Con el PP a las puertas de una mayoría absoluta, los más conspicuos ya consideran que la alfombra de su despacho será uno de los tapices más visitados en los próximos años.

Oficialmente, su aventura empresarial echó a rodar el pasado 25 de octubre con un modesto capital social de 3.000 euros. La oficina, con el metro cuadrado de alquiler por los suelos, no es todavía una prioridad, sobre todo cuando los salones del Hotel Villamagna, como ha hecho ya gala en alguna ocasión, pueden servir perfectamente para despachar los asuntos que correspondan con los primeros potenciales clientes.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF), histórica cuna de los cachorros del mundo financiero de Madrid, el joven Aznar se ha curtido durante una década en algunas de las firmas más selectas, primero en Boston Consulting Group, para quien trabajó como consultor en Nueva York, y luego en la gestora de fondos SLS, esta vez desde Londres.

El regreso del primogénito de los Aznar-Botella a Madrid ha pasado modestamente desapercibido. Su natural discreción ha contribuido a ello. Como reconocen desde su entorno, tiene la suerte de no parecerse en nada a su cuñado Alejandro Agag, amigo de los posados ante los flashes y de los eventos donde es necesario hacerse ver. Ahora sólo falta que su debut profesional no se asocie al de un mero bróker cualificado.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
98 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios