Los periodistas viajan de gañote a Brasil el día del indulto a Sáenz

Un viejo proverbio del periodismo sostiene que “sólo es noticia aquello que alguien quiere ocultar; lo demás es publicidad”. Y para justificar este aserto sólo hay

Un viejo proverbio del periodismo sostiene que “sólo es noticia aquello que alguien quiere ocultar; lo demás es publicidad”. Y para justificar este aserto sólo hay que echar un vistazo al tratamiento informativo que dio el pasado sábado la prensa (salvo honrosas excepciones) al indulto de Alfredo Sáenz. Para la mayoría de los medios impresos, el perdón gubernamental fue una noticia casi irrelevante que ni siquiera merecía un lugar destacado en portada. O, al menos, una llamada en primera página.

Algún bien pensante podría argumentar que estamos ante un caso de simple casualidad, toda vez que la actualidad informativa estaba ese día a rebosar y no había espacio para noticia tan ‘intrascendente’. Sin embargo, bien es cierto que, a la hora en que el Consejo de Ministros deliberaba sobre el célebre indulto, algunos de los coroneles del periodismo patrio embarcaban dirección Sao Paulo para asistir a la última prueba del mundial de Fórmula 1. Ni que decir tiene que quien pagaba la fiesta era el Banco Santander, como se sabe patrocinador de Ferrari.

Decimos los coroneles porque los generales -no todos- declinaron la invitación. Y así es como se plantaron en tierras brasileñas los directores adjuntos de El País y Expansión, además del director de Público, como se sabe el diario de referencia de la banca. No fueron los únicos en disfrutar de la carrera, pero ya es casualidad que les estallara el caso Sáenz en pleno viaje transatlántico en viaje organizado por el susodicho. Todavía algunos se preguntan por qué en España no se venden periódicos.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios