El INE dará 30 euros en una 'tarjeta regalo' para que alguien conteste sus encuestas

Las encuestas oficiales son un buen ejemplo de la falta de coherencia que se vive en los Ministerios y sus inmediaciones. Mientras unas se externalizan, otras

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Las encuestas oficiales son un buen ejemplo de la falta de coherencia que se vive en los Ministerios y sus inmediaciones. Mientras unas se externalizan, otras se suprimen… En el mejor de los casos, hasta se paga por contestar las aparentemente más importantes. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística (INE) parece tener claro que esa fórmula es la mejor para garantizar que los encuestados se aplican en responder los cuestionarios. Hasta 22.750 tarjetas regalo de unos 30 euros repartirá en 2012 el organismo autónomo entre quienes completen los datos de su Encuesta de Presupuestos Familiares.

    Lo hará a través de la firma Edenred España, que ha ganando una jugosa licitación cuyo importe base alcanzaba los 1.073.500 euros. “Uno de los problemas que tradicionalmente se presentan en las encuestas de presupuestos familiares es la falta de respuesta”, admitía el INE en el pliego de prescripciones técnicas. Y recordaba que todos los miembros mayores de 14 años de los 22.750 hogares que participan en la muestra deben anotar cada año, “durante una semana, día a día, en unas libretas individuales que se les entregan, todas las compras de bienes o servicios que realicen cada uno de esos días”.

    Una ardua tarea que debe compensarse. Además, un millón debe ser pecata minuta para el INE, que contaba para 2011 con un presupuesto inicial de 229,29 millones de euros. Eso sí, no está claro que la cuantía que se maneja sea suficiente para convencer a los más perezosos. Según una mera división, ponerse manos a la obra apenas reportará 34 euros a cada unidad familiar. Y es que de los fondos aportados, 300.000 euros corresponden a gastos de gestión y sólo 773.500 van a las tarjetas. Y eso pese a que “la colaboración que se obtiene en los últimos años está en torno al 85%”. Se advierte que el número de tarjetas no debe "sobrepasar nunca las 22.750 correspondientes a la muestra total”. Menos mal.

    “Nada que reprochar -dirá más de uno-. Cada uno saca adelante sus proyectos como puede en época de estrecheces”. Y es cierto. Al menos esa consulta saldrá adelante. Por ejemplo, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) decidía recientemente abandonar la elaboración del indicador de confianza del consumidor, una labor que venía realizando desde 2004. Hay que ahorrar. Así que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha decidido retomar el testigo y mantener la serie histórica. Claro que tampoco tiene medios para elaborarla, por lo que ha decidido continuar la senda de externalización que viene sufriendo la estadística en España. “Dado que el CIS no cuenta con instalaciones ni personal especializado en estudios telefónicos, éste ha de realizarse por parte de una empresa externa”, subrayan los pliegos del Ministerio de la Presidencia.

    Como ya ha publicado El Confidencial, la política de privatizaciones no ha respetado ni a los muestreos sobre empleo. Hasta el punto de que la Encuesta de Población Activa (EPA), uno de los buques insignia del INE, ya ve como una empresa privada realiza por algo más de 70.000 la recogida de datos. Probablemente, la EPA es la muestra de mayor solera y profundidad de cuantas estadísticas elabora el INE. Se hace nada menos que desde 1964 de forma ininterrumpida. Así pues, que las familias agraciadas con 30 euros por consignar sus gastos se den con un canto en los dientes. La licitación es de las últimas llevadas a cabo por el anterior Gobierno. Llegan nuevos tiempos y, si se descuidan, puede que el próximo incentivo para completar los impresos es que no les suban el IRPF.

    El Confidente
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    24 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios