El club de ocio más pijo de Madrid rinde sentido homenaje a Esperanza Aguirre

Es hora de dar la vuelta al ruedo. Bueno, en esta ocasión, a los hoyos del campo de golf que se precie. La expresidenta de la

Es hora de dar la vuelta al ruedo. Bueno, en esta ocasión, a los hoyos del campo de golf que se precie. La expresidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Esperanza Aguirre, recoge día sí y día también, agasajos y parabienes tras su retirada de la vida política en activo. El penúltimo de todos tuvo lugar el pasado 24 de octubre en uno de los clubs de ocio más selectos y restringidos de la capital, el Real Club de la Puerta de Hierro, en el que la lideresa es una de sus socias más destacadas y su marido ostenta el cargo de vicepresidente.

Esta sociedad de ilustres, gente de bien que acumula apellidos en su tarjeta de presentación, ofreció un cariñoso y cálido homenaje a la Excelentísima Señora Condesa de Murillo, es decir, a Esperanza Aguirre. A pesar de su apretada agenda, la lideresa ha sacado siempre tiempo para jugar unos hoyos y entrenar su hándicap al tiempo que compartía conversaciones sobre el campo, debates sobre las tripas del PP y reflexiones en torno a la ejecución del put, la aproximación al green y la mejora del swing con sus socios.

En el acto del otro día, el actual presidente del centenario club, el también Ilustrísimo Señor Don Luis Álvarez de las Asturias Bohorques y Silva, sustituto en el cargo de Pedro Morenés, actual ministro de Defensa, resaltó la figura de Aguirre, a quien propondrá en la próxima asamblea de socios como candidata a socia de honor. Por su parte, el Marqués de Linares, todo concordia, dirigió a los presentes unas emotivas palabras en nombre de los "gagas", que fueron de los primeros en adherirse al acto.

Emocionada, más allá de las distinción para colgar en las paredes de su residencia en el edificio señorial del madrileño barrio de Malasaña, Esperanza Aguirre puede decir como pocos que hasta cuando visita el Club Puerta de Hierro se siente como en casa, pues su marido, Fernando Ramírez de Haro Valdés, a la sazón Conde de Murillo, ya formó parte de la anterior junta directiva de la sociedad, que además del golf gestiona actividades tan populares como el padel, la hípica, el polo, el tenis y el bridge.

A partir de ahora, socia de honor mediante, podrá disfrutar de casi todo el tiempo del mundo para aprovechar las lujosas instalaciones del club. Siempre que su relajada agenda como asesora de la secretaria de Estado de Turismo, mujer de un compañero de filas, el diputado popular Vicente Martínez Pujalte, se lo permita. La todavía lideresa in pectore del PP de la Comunidad de Madrid podrá pisar con más frecuencia las calles de su campo de golf. A pesar de estar dentro de la corona capitalina, allí no hay tráfico y se respira mejor.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios