La jet sigue haciendo hueco en su mesa a Miguel Blesa

A pesar de las turbulencias personales que atraviesa, Miguel Blesa sigue formando parte de los reservados círculos de poder madrileños. Aunque a pie de calle, como ocurrió hace unos

A pesar de las turbulencias personales que atraviesa, Miguel Blesa sigue formando parte de los reservados círculos de poder madrileños. Aunque a pie de calle, como ocurrió hace unos días a su salida de los juzgados, es abucheado y zarandeado por los afectados de Caja Madrid, el financiero sigue contando con una plaza en los eventos privados que se celebran entre los ricos de la capital.

Una de las últimas ocasiones tuvo lugar en vísperas de Navidad. Todavía no había comenzado la diáspora oficial a Baqueira, mientras se apuraba la última semana de trabajo oficial con cenas y eventos festivos propios de esas fechas. Y, como todos los años, una de las citas más selectas tuvo lugar en casa del abogado César Albiñana, donde reúne a parte de los vips madrileños en una cena de postín.

Este año, la invitación a Miguel Blesa, acompañado por su nueva esposa, tenía un significado especial después de su paso fugaz por Soto del Real. El cuñado de Mario Conde, que conoce bien esos trances, quiso arropar de esta manera al expresidente de Caja Madrid, al que defiende desde su despacho, Albiñana & Suárez de Lezo, en las causas iniciadas por el polémico juez Elpidio Silva.

Aunque los años de gloria y boato han pasado al olvido, los beautiful de Madrid siguen acomodando a Blesa como si fuera uno de los suyos. Eso sí, a puerta cerrada y en petit comité. Nada de fastos del pasado, como cacerías y yates. Ahora los ánimos y palmaditas en la espalda tienen lugar en salones privados, lejos de miradas indiscretas. No es el primer amigo en convertirse en un ángel caído.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios