Las desesperadas llamadas de Inda para mover la silla a Casimiro García-Abadillo
  1. España
  2. El Confidente
El Confidencial

El Confidente

Por
EC

Las desesperadas llamadas de Inda para mover la silla a Casimiro García-Abadillo

En el relevo de Pedro J. Ramírez en la dirección de ‘El Mundo’ no todo ha sido cierre de filas y desolación en la redacción por la marcha del ‘jefe’

En el relevo dePedro J. Ramírezen la dirección deEl Mundono todo ha sido cierre de filas y desolación en la redacción por la marcha del ‘jefe’. En la tarde del miércoles, cuando todo era un hervidero de rumores, un personaje tiraba de teléfono a la desesperada para intentar evitar que la sucesión ‘controlada’ deCasimiro García-Abadillofuera una realidad.

Esa tarde, mientras en la redacción del enorme edificio de aspecto postsoviético de la Avenida de San Luis se seguían las idas y venidas de Pedro J. al despacho del consejero delegado,Antonio Fernández Galiano, en la americana de un conocido empresario madrileño sonaba el teléfono móvil.Eduardo Inda, adjunto al directordeEl Mundoy elegido por Pedro J. como una de sus manos ejecutoras de algunas de sus últimas exclusivas, solicitaba la mediaciónin extremisdel influyente personaje. ¿Qué quería? Una llamada suya, acaso el último intento ante la zona noble de Unidad Editorial, para evitar que Casimiro fuera nombrado oficialmente “el sucesor”.

Inda, para su desconsuelo, sólo halló buenas palabras al otro lado de la línea y, al menos, un consejo: paciencia y la promesa de que se haría “todo loposible” para que el bueno de Inda volviera a ocuparla máxima responsabilidad editorial enMarcay se olvidara de volver a firmarexclusivas enEl Mundo.

Muy poco después de esa llamada infructuosa, en la redacción de su todavía periódico se anunciaba a todos los compañeros que Casimiro García-Abadillo era el nuevo director. Inda deberá esperar a ver si vuelve aMarcay a las tertulias con Pedrerol que Pedro J. le prohibió en su día...

Unidad Editorial
El redactor recomienda