Susana Díaz presume de Ibex 35

Guiños a la izquierda comunista de su hasta ahora socio de gobierno y coqueteos con el capital y los banqueros del IBEX 35.

Foto: Susana Díaz presume de Ibex 35

Guiños a la izquierda comunista de su hasta ahora socio de gobierno y coqueteos con el capital y los banqueros. Lo de Susana Díaz, verdadera referente de poder dentro del PSOE, es un continuo juego de equilibrios entre dos extremos de una soga que, como se ha visto a raíz del desalojo de la corrala Utopía y del órdago planteado a IU, es más débil de lo que pudiera parecer en un principio. Equilibrios sobre el alambre de la mujer que marca el paso dentro del PSOE, con permiso –claro- de Elena Valenciano, candidata a la posible primera remontada de los socialistas en varios años.

No hace falta irse muy lejos para encontrar estos mismos juegos de contrapesos dentro un Gobierno, hasta ahora socio-comunista, que no renuncia, sin embargo, a las mieles del capital. Sólo hay que irse a la propia página web de la Junta de Andalucía, que luce, como medallas y triunfos, las conquistas de Susana con los mandamases de las finanzas. Titular explícito y grandilocuente: “Andalucía, tierra para la inversión”.

La ’my fair lady’ del PSOE presume de Ibex. De contactos de alto nivel a los que recibe en el palacio de San Telmo con todos los honores. Los últimos, y por este orden, al presidente del Grupo La Caixa, Isidro Fainé; el de Telefónica, César Alierta; el de Endesa, Borja Prado, y, por último a Emilio Botín, del Banco Santander. Esos son, al menos de momento, los que aparecen en la galería de retratos, aunque sabido es que a otros no menos importantes, como el editor de Planeta, José Manuel Lara, los tiene comiendo de su mano.

A los que no tiene, de momento, en las mismas condiciones son a sus socios de gobierno del ala más izquierda de la izquierda. Un aliado que ha sido necesario para llegar hasta aquí pero del que Díaz se desembarazaría muy a gusto si las tornas se volvieran suficientemente complejas como para tener que ir a un adelanto electoral. El PP, cuyo candidato recién llegado apenas es conocido en la comunidad, necesita tiempo y ofrece estabilidad. Pero estabilidad es precisamente la que le sobra a Díaz mientras pueda seguir contando con el apoyo de los grandes del Ibex y de sus inversiones. Susana presume de ellos y empieza a atesorar ya una importante agenda para lo que pueda pasar en el futuro más inmediato del partido. Otro peldaño más en su escalera ascendente hacia el corazón del poder.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios