Carlos García Revenga hace las maletas para salir de Zarzuela de un momento a otro

Dice el refrán que “las cosas de palacio van despacio”. A lo mejor es así, pero no en todos los casos. Carlos García Revenga está preparando su equipaje y abandonará la Zarzuela de un momento a otro

Dice el refrán que “las cosas de palacio van despacio”. A lo mejor es así, pero no en todos los casos. Carlos García Revenga está preparando su equipaje y abandonará la Zarzuela de un momento a otro.

Con el cambio en la titularidad de la Corona, las infantas Elena y Cristina han dejado de ser parte de la Familia Real y, con ello, pierden, entre otras cosas, esa ‘secretaría real’ dirigida por su fiel amigo, que hasta ahora habían poseído por su condición de hijas del Monarca. El primero en preparar la mudanza ha sido García Revenga, que desde hace días anda ya de un pasillo a otro gestionando todo lo necesario y empaquetando sus pertenencias para despedirse de un palacio en el que ya no tiene cabida con Felipe VI. Máxime, cuando el ahora Rey pidió a su padre sin éxito que lo apartara tras el escándalo Nóos.

“Carlitos”, como desde hace ya mucho tiempo le llaman cariñosamente las Infantas e incluso Don Juan Carlos, se despide de una etapa que arrancó en 1993 como secretario de las Infantas tras ser profesor de las hijas del Rey ahora abdicado. Carlos García Revenga siempre fue su hombre de confianza: oídos que escuchaban sus confidencias y un hombro en el que apoyarse y compartir sus penas.

Una especie de asesor, que aunque contratado por una institución pública (la Jefatura del Estado), no tuvo problemas en participar en sociedades privadas varias –primero con Doña Elena en la creación de la sociedad Global Cinoscéfalos, una consultora financiera e inmobiliaria de la que fue administrador único y que fue liquidada semanas después de que esta naciese, y después, más cerca de los duques de Palma, como tesorero de Nóos.

En los pasillos de Zarzuela siempre han criticado las formas en las que García Revenga se dirigía a las Infantas. “Nunca respetó ningún protocolo. Parecía más un ‘amigote’ que un secretario. Desde luego esas ‘confianzas’ que se tomaba con las Princesas nunca estuvieron bien vistas por la mayoría”.

Eso sí, no será el único que diga adiós al Palacio de la Zarzuela. La secretaría de la reina Sofía también se disolverá tal y como existe ahora, y las personas serán reubicadas. Con la llegada de Felipe VI está previsto que muchas sillas se muevan; unas como es natural con el relevo del trono, y otras por voluntad propia del nuevo Rey, que podrá elegir a los que serán sus nuevos fieles… y recuperar a otros que se han mantenido más alejados durante el reinado de su padre.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios