PIERDE 50.000 LECTORES EN SóLO UN MES

Sin Thermomatic, 'La Razón' naufraga

Tras el espejismo del famoso robot de cocina, el periódico de Francisco Marhuenda pierde los mismos 50.000 lectores que ganó artificialmente en marzo

Foto: Marhuenda en 'Al rojo vivo' en una imagen de archivo. (Cuatro)
Marhuenda en 'Al rojo vivo' en una imagen de archivo. (Cuatro)

Lo que sube como la espuma se desmorona como un castillo de naipes que se viene a pique estrepitosamente. Y es que, el set de sartenes bioecológicas promocionado por La Razón en marzo no le ha llegado ni a la cintura de lo que fue el éxito arrollador de la Thermomatic de marzo. Todo un fenómeno culinario que deberá estudiarse en las escuelas de periodismo para escrutar el tsunami de ventas que el periódico de Francisco Marhuenda experimentó entonces, así como la dura resaca posterior que vive ahora la cabecera.

La OJD acaba de certificar, con sus últimos datos mensuales, que no hay nada como regalar productos increíbles para que el periódico de papel –ese producto cada vez más en desuso– arrase en los kioscos como en sus mejores años de vino y rosas. Recordarán la historia. No hace mucho tiempo nos hacíamos eco aquí del sorpasso que había dado por la derecha La Razón para adelantar tanto a ABC como a El Mundo gracias a la revolución de la Thermomatic, el robot de cocina que el periódico regalaba a todos sus lectores previa cartilla de cupones.

Pues bien, si aquella estrategia logró que La Razón ganase 50.000 lectores en sólo 30 días, el periódico no ha logrado retener a ni uno solo de ellos. Esos mismos 50.000 han abandonado raudos y veloces la cabecera de Planeta –se supone que en busca de otras nuevas promociones en otros periódicos– hasta volver a dejar a Marhuenda y compañía en el mismo sitio donde estaban. Costoso viaje para tan pobres resultados… Como decían desde la competencia, el mismo éxito que se si regalan billetes de 10 euros con cada ejemplar de periódico.

La Razón ha cerrado abril con un promedio de 53.096 ejemplares vendidos en los kioscos. De hecho, con una caída de 5.000 ejemplares con respecto a lo que vendía antes de la revolución de la Thermomatic.

Con estos datos, Marhuenda sigue ratificándose en las tesis que viene defendiendo desde hace años. El tertuliano y director suele explicar que conserva una bicicleta en su despacho para recordarse, cada mañana, que La Razón se vende más o menos en los kioscos por sus cuberterías, sus colecciones de vajilla o las bicicletas y no por exclusivas o por sus columnistas. Así que, a buen seguro, que a su colección de portadas históricas y su bicicleta de recuerdo puede unir ahora el mejor robot de cocina que haya conocido nunca el diario de Planeta.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios