El nuevo consejero de BFA-Bankia, la mujer del César y el sobrino de Rajoy

El FROB coloca en el consejo de BFA-Bankia a uno de los miembros del tribunal que calificó al sobrino de Rajoy como número 1 de la última oposición a Técnicos Comerciales del Estado

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Por fin lo consiguió. Francisco José Millán Rajoy, sobrino del presidente del Gobierno, ha superado, por supuesto que con el número 1 de su oposición, las pruebas de acceso a ese cuerpo de élite que representan en España los Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. Una de las canteras que con mayor profusión abastece los gabinetes ministeriales cada vez que el Partido Popular consigue el respaldo mayoritario en las urnas.

No es verosímil que Mariano Rajoy incluya a un familiar tan directo en la nómina de ministrables, entre otras razones porque el jefe del Ejecutivo ha cerrado ya todos los cambios en el Gobierno con el relevo de José Ignacio Wert por Íñigo Méndez de Vigo. Chanzas aparte, medios cercanos al grupo de examinadores aseguran que el hijo de Mercedes Rajoy y del diplomático y eurodiputado Francisco Millán ha hincado esta vez los codos a base de bien, consiguiendo la mejor nota cuando hace sólo un año no logró superar el corte de la oposición y tuvo que ser suspendido después de un intenso debate entre los miembros del tribunal.

Entre una y otra edición los encargados de puntuar las pruebas han sido removidos del cargo, algo por otra parte que suele ser habitual en los procesos de selección llevados a cabo dentro de la Administración del Estado. Lo que ya no parece tan corriente es la promoción automática que han recibido también algunos de los nuevos componentes encargados de calificar a los aspirantes que se presentaron a las plazas de la última convocatoria que efectuó el Ministerio de Economía.

Será casualidad, ¿o no? que diría Rajoy, pero lo cierto es que el presidente del tribunal que examinó a su sobrino, José Manuel Rodríguez de Castro, ha sido nombrado por libre designación del Gobierno como nuevo representante oficial de España en calidad de consejero coordinador de Asuntos Comerciales en Bruselas. Así consta en la orden ministerial firmada el pasado 24 de abril por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, y que fue publicada en el BOE con fecha 12 de mayo de 2015.

Se da la circunstancia, será también casualidad, de que la buena nueva que oficializaba a Francisco José Millán Rajoy como número 1 de su oposición fue comunicada con una orden ministerial firmada tan sólo veinte días después, el 1 de junio para ser más exactos, publicada acto seguido en el BOE del pasado día 9 de este mismo mes. Ahí aparece la lista de los diez aprobados con sus respectivas puntuaciones liderada por el sobrino del actual inquilino de la Moncloa.

Algo más que pegar sellos

La tercera casualidad, y quizá la más significativa por la singularidad del cargo, ha sido el nombramiento a instancias del FROB de Joaquín López Pascual para sustituir a Fernando Fernández como consejero de BFA-Bankia. La entidad nacionalizada que preside José Ignacio Goirigolzarri ha tenido a bien acoger entre sus administradores a otro de los miembros del tribunal que examinó al sobrino de Rajoy. La designación fue comunicada el pasado 5 de junio mediante un hecho relevante enviado a la CNMV.

Sin desmerecer, por supuesto, los méritos que puedan adornar su carrera, lo cierto es que el flamante ‘fichaje’ de la matriz de Bankia ha suscitado ácidos comentarios y alguna que otra controversia dentro del mundo académico y financiero. No en vano, y entre otras actividades de su historial, López Pascual fue el presidente de la Asociación de Empresarios de Coleccionismo e Inversión (ASECI) justo cuando estalló en mayo de 2006 el escándalo de Fórum Filatélico y Afinsa que todavía colea por los mentideros políticos y por los tribunales de justicia.

Ni que decir tiene que el nuevo consejero del banco nacionalizado no se ha dedicado a pegar sellos en su dilatada trayectoria académica como doctor en Ciencias Económicas y Empresariales. Ha hecho muchas otras cosas, compaginando actividades docentes con labores de consultoría empresarial. La participación en el tribunal que examinó al sobrino de Rajoy es anecdótica, pero ha dado pábulo a todo tipo de suspicacias. Algo lógico en un momento de especial sensibilidad social dentro de un país que todavía no ha superado la gran oposición referida por Plutarco sobre la mujer del César. Esto es, ser honrada y, además, parecerlo.

El Confidente