¡EL ÚLTIMO QUE APAGUE LA LUZ!

El ministro Soria derrocha energía a la una de la madrugada

¿Quién se dejó todas las luces encendidas el pasado domingo en el Ministerio? En casa del herrero, cuchara de palo. Se olvidan las medidas de ahorro impulsadas por Sebastián

Foto: Todas las luces encendidas, el pasado domingo, a la una de la madrugada. (EC)
Todas las luces encendidas, el pasado domingo, a la una de la madrugada. (EC)

Si Miguel Sebastián vuelve por su antiguos predios, por la sede del Ministerio de Industria del Paseo de la Castellana, igual le da un síncope si comprueba de primera mano en lo que ha quedado su famoso plan de ahorro energético, lanzado a bombo, platillo y bombillas de bajo consumo allá por el año 2008. De sus buenas intenciones parece no haber tomado nota su sucesor en el cargo, el 'popular' José Manuel Soria, al menos si se juzga por la imagen que ha llegado hasta este Confidente y que fue tomada, el pasado domingo, bien entrada la madrugada.

El edificio ministerial lucía así, exactamente, a la 1.18 de aquel día. Y como se puede ver, no queda apenas un solo despacho, de arriba abajo en todo el complejo, que no estuviera funcionando a esas horas a pleno rendimiento energético, que de eso va la cosa dentro de esa magna casa. Desconocemos los motivos para tal derroche de iluminación, cuya factura recaerá en todos los sufridos consumidores, pero lo que sí parece indicar la imagen es que, lo de las bombillas de bajo consumo, no parece estilarse como marca de la casa.

En los duros tiempos de negociación con Bruselas, cuando España sorteaba el rescate, quizá pudiera asimilarse mejor el ver la moles gris de cemento a pleno rendimiento entrada la noche. Pero la instantánea llama aún más la atención con un Gobierno en funciones como el que preside Mariano Rajoy desde diciembre y con toda la atención política centrada en el tablero de pactos del Congreso.

Quizá haya que recordar a los funcionarios y bedeles del Ministerio aquellas medidas de ahorro que, en su día, popularizó Sebastián. Lo de la temperatura del aire acondicionado, lo de las bombillas de regalo para fomentar el bajo consumo y la costumbre sana, en toda casa, de apagar las luces cuando se va el último inquilino. Esperemos que las buenas costumbre sigan cundiendo y que lo registrado el pasado domingo, en la sede de Industria, sea solo el mal recuerdo de una desafortunada noche de invierno. Tome nota, señor Soria. ¡El último que apague la luz!

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios