Moncloa tiene previsto hasta el cambio de hora por si la investidura es el domingo 30

La Constitución señala que entre la primera y la segunda votación de la invesidura deben pasar 48 horas. "No dice dos días", recuerdan en La Moncloa, pendientes de los detalles

Foto: El candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, en su escaño al término de las intervenciones de los diputados en la tercera sesión del último debate de investidura. (EFE)
El candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, en su escaño al término de las intervenciones de los diputados en la tercera sesión del último debate de investidura. (EFE)

Mientras el Partido Socialista digiere su inevitable abandono del 'no es no' de Pedro Sánchez para evitar las terceras elecciones, el Gobierno en funciones quiere tener todo preparado para el parto de la investidura de Mariano Rajoy, horario incluido. No será un asunto menor el último fin de semana de octubre, porque toca pasar al horario de invierno (a las tres de madrugada del día 30 serán las dos) y la Constitución señala que entre la primera y la segunda votación deben pasar 48 horas. "No dice dos días", recuerdan en La Moncloa.

Como los socialistas parecen dispuestos a agotar todos los plazos y han empezado por dejar para el próximo domingo la reunión decisiva de su comité federal, el pleno de investidura amenaza con meterse en el fin de semana siguiente, con el Rey en la Cumbre Iberoamericana y sin poder firmar el nombramiento hasta su vuelta ese sábado. Si la primera votación de la investidura, que requiere una mayoría absoluta que Rajoy no tiene, se realiza el viernes, habrá que echar cuentas para el domingo.

Según establece el articulo 99.3 de la Constitución, "de no alcanzarse dicha mayoría se someterá la misma propuesta a nueva votación 48 horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple". Si esa segunda votación se convocara a la misma hora de la primera pero dos días después, como siempre se ha hecho, faltarían 60 minutos para cumplir al pie de la letra lo que ordena la ley de leyes. Aunque a Rajoy le dé igual ser reelegido con horario de invierno que con el de verano, en su gabinete están a la espera de ver por dónde sale el Congreso. Su presidenta, Ana Pastor, es quien tiene que convocar el pleno y establecer el programa.

En los servicios de la Cámara, ajenos a la ansiedad del gabinete en funciones, no ven un problema en las diferencias con la hora solar para fijar el último acto de la sesión parlamentaria. Pero en La Moncloa prefieren dejar todo el proceso cerrado ese domingo día 30, y en el Grupo Popular apuntan que se podía despachar incluso el sábado 29 (sin problema de horarios); pero tampoco faltan los socialistas, que recuerdan que hasta el lunes 31 por la tarde hay tiempo. Sería apurar hasta las últimas horas, pues ese día se cumple el plazo de dos meses que la Constitución establece para que el Rey disuelva las Cámaras en caso de que siga sin haber presidente del Gobierno. 

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios