La 'sevillanía' de Zoido: un grifo de Cruzcampo en el Ministerio del Interior

El sevillanismo del ministro va desde la elección de sus colaboradores hasta las visitas regulares a la ciudad hispalense

Foto: El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, compra unos dulces en la XXXII Muestra Anual de Dulces de Conventos de Clausura en Sevilla. (EFE)
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, compra unos dulces en la XXXII Muestra Anual de Dulces de Conventos de Clausura en Sevilla. (EFE)

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se resiste a desvincularse de su querida Sevilla. Cuando fue nombrado por Mariano Rajoy responsable de la seguridad del Estado el pasado 4 de noviembre, decidió renovar el departamento por completo. Apartó a todo lo que oliera a Jorge Fernández Díaz y metió a personas de su entera confianza, andaluzas la inmensa mayoría, dando un toque personal y de andalucismo al número 5 del paseo de la Castellana.

Su secretario de Estado, José Antonio Nieto, cordobés que fue alcalde de su ciudad; su director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, magistrado que ha ejercido casi toda su vida profesional en Sevilla; su director general de la Policía, Germán López Iglesias, nacido en Badajoz, la tierra donde se crio Zoido; el sevillano Gregorio Serrano, director general de Tráfico, y sus más cercanos colaboradores están ligados a la misma zona de España.

Pero un andaluz que se precie, y sobre todo un sevillano, no ejerce como tal si no presume de Cruzcampo en vaso de tubo. Y el ministro disfruta también de esa cerveza y todo un grifo del líquido hispalense en la sede del ministerio para agasajar con uno de los productos más típicos de la capital andaluza a sus invitados. No en vano, es la bebida de cebada que toman los que acuden a las recepciones que monta el ministro, ya sean más oficiales o menos.

El apego a Sevilla de Zoido, sin embargo, no se refleja únicamente en lo que el ministro se trae de la ciudad del Guadalquivir a Madrid, sino también en los numerosos viajes que organiza a la tierra de la que fue alcalde. El responsable de Interior es uno de los mejores clientes del AVE, y no solo los días marcados en rojo en el calendario: más de la mitad de las semanas desde que accedió al cargo se ha desplazado hasta Sevilla o ciudades cercanas para celebrar actos oficiales, visitas o inauguraciones. Todas ellas han coincidido al principio o al final de la semana. Y es que Sevilla tira mucho. Aunque los otros calores, los de Madrid, con una Cruzcampo, para los sevillanos son más llevaderos.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios