De Guindos se lleva una sorpresa: nadie le pregunta sobre Cataluña

Los inversores 'pasan' de Cataluña. Esta es la sorpresa que se llevó el ministro De Guindos hace unos días. En un charla con inversores, nadie le preguntó por la independencia

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante una rueda de prensa. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante una rueda de prensa. (EFE)

Ocurrió hace unos días. El ministro De Guindos se encontraba en Zúrich (Suiza) contando a un grupo de analistas la coyuntura de la economía española. Cuando finalizó su intervención, llegó el turno de preguntas. Y aquí vino la sorpresa: nadie le preguntó sobre Cataluña.

El asombro del titular de Economía fue mayúsculo. De Guindos acostumbra a recorrer medio mundo explicando las bonanzas de la recuperación, y después de cada charla se ha convertido en un clásico un coloquio sobre la situación de Cataluña y sus implicaciones sobre la solvencia financiera de España, pero, en esa ocasión, se llevó un chasco. Él esgrime que los mercados, lejos de estar preocupados, están convencidos de que el 'procés' no seguirá adelante y acabará en vía muerta, por lo que siguen confiando en la economía española.

No hace mucho tiempo sucedía todo lo contrario. La situación de Cataluña —que representa el 19% del PIB de España y es la primera región exportadora— ocupaba buena parte del coloquio con inversores internacionales, lo que significa lisa y llanamente que los temores sobre las consecuencias para los mercados de una independencia se han alejado. Al menos, por el momento.

No ocurre así, sin embargo, en algunos informes recientes realizados por distintos bancos de inversión, en los que la cuestión catalana continúa sobresaliendo. De hecho, el interés de los medios de comunicación internacionales sobre lo que ocurra en Cataluña sigue siendo importante, aunque con una tendencia decreciente.

Citigroup, por ejemplo, ha elaborado un amplio informe sobre la situación en Cataluña en el que explica a los inversores extranjeros el estado de la cuestión, el origen del problema y las posiciones enfrentadas. Su conclusión es que la independencia es muy poco probable, porque no hay una mayoría de catalanes que la apoyen. No es de extrañar, por lo tanto, que la cuestión catalana interese cada vez menos.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios