Otro rico (financiero) que se muda a Lisboa con sus millones

Tras una carrera profesional en la cresta de la ola del sector financiero, el año pasado se retiró del fondo de capital riesgo Permira con una millonaria liquidación

Foto: Una prueba de la Volvo Ocean Race a su paso por Lisboa. (EFE)
Una prueba de la Volvo Ocean Race a su paso por Lisboa. (EFE)

Lisboa es la capital de moda para todos los jubilados prematuros. Ejecutivos que pueden colgar las botas después de una vida profesional de éxito, como por ejemplo el financiero Carlos Mallo, durante más de una década responsable de la firma de capital riesgo Permira para nuestro país, han adoptado Portugal como su nueva patria.

Tras concluir su etapa en el fondo de inversión a finales de 2016, el financiero ha puesto rumbo al país vecino. A su espalda carga con las millonarias plusvalías logradas por los fondos de Permira, donde ha participado como socio desde 2005, más allá de que algunas inversiones en España (Dinosol, Cortefiel, Telepizza…) no fueron muy redondas.

Jubilado por voluntad propia, Mallo tiene ahora entre manos la creación de un fondo inmobiliario… para invertir su propia fortuna en Portugal. De esta manera, une la necesidad de gestión patrimonial con la obligación de residir en el país (al menos durante 187 días) para poder acogerse a las ventajas fiscales que ofrece la controvertida ley de impatriación.

El mismo camino lo han recorrido ya otros ejecutivos millonarios, aunque a distinta escala. No en vano, el éxodo de prejubilados del Banco Santander a Portugal tras el relevo generacional ejecutado por Ana Botín despertó las sospechas de Hacienda. Teniendo opciones para ir desahogados, la única condición es dormir medio año en Lisboa.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios