Decepción y mosqueo en La Moncloa por el cierre de la Oficina Económica

Tuvo tiempos de gloria. Fue casi un ministerio bis. Aznar y Zapatero la dotaron de recursos y poder. Los años con Rajoy fueron de más a menos.

Foto: Pedro Sánchez en las escaleras de la residencia presidencial. (REUTERS)
Pedro Sánchez en las escaleras de la residencia presidencial. (REUTERS)
Autor
Tiempo de lectura1'

Más de dos décadas de historia han pesado a mejor vida con Pedro Sánchez. El nuevo presidente del Gobierno ha dejado un buen mosqueo en el equipo de Presidencia con una de sus primeras decisiones: eliminar la Oficina Económica de La Moncloa.

Tuvo tiempos de gloria. Fue casi un ministerio bis. Aznar y Zapatero la dotaron de recursos y poder. Por allí pasaron desde Pepe Barea a Miguel Sebastián, fuerzas en competencia con los superministros Rato y Solbes, respectivamente.

Los años con Rajoy fueron de más a menos, primero con el ministrable Álvaro Nadal y luego con su cuñada Eva Valle, un perfil puramente tecnócrata. Aunque supiera a poco, era un entidad que había conseguido consolidarse al margen del bipartidismo.

Sin embargo, Pedro Sánchez y su escudero Iván Redondo, a quien se atribuyen muchas de las decisiones (para bien y para mal), han dejado compuesto y sin novia a más de un candidato que aspiraba a ese lugar tan próximo e influyente al presidente.

Al final, el líder socialista ha resuelto el asunto con un departamento de Asuntos Económicos (subdirección general), que a su vez depende del director adjunto del gabinete de Presidencia. O sea, que el rasputín de Moncloa filtrará a Manuel de la Rocha, el elegido para el cargo.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios