Aznar y Manuel Valls almuerzan en el último 'must' de la gastronomía madrileña

El ex primer ministro galo clausuró la III Semana Atlántica en el instituto del expresidente. Después se fueron a comer al Numa Pompilio de la calle Velázquez. También estuvo Botella

Foto: José María Aznar junto a Manuel Valls este jueves. (EFE)
José María Aznar junto a Manuel Valls este jueves. (EFE)

El expresidente del Gobierno español y el ex primer ministro de Francia compartieron mesa y mantel este jueves al mediodía en uno de los restaurantes de moda en el top gastronómico de Madrid, Numa Pompilio, en la céntrica calle Velázquez. Sobre las dos y media de la tarde atravesaron las puertas del local José María Aznar y su esposa, Ana Botella. Poco después aparecían Manuel Valls y otras dos personas más.

El almuerzo llegó tras la conferencia del ahora diputado galo en la Asamblea Nacional, que clausuró la III Semana Atlántica del Instituto Atlántico de Gobierno (IADG) que dirige Aznar en el Museo Lázaro Galdiano. El título de la conferencia fue 'La importancia de los valores en la política' y abordó fundamentalmente los retos de la Unión Europea, especialmente ante el auge de los nacionalismos y populismos. La decepción se la llevaron las decenas de periodistas que acudieron a la charla: ni una sola palabra sobre su posible candidatura a la alcaldía de Barcelona de la mano de Albert Rivera. Tampoco Aznar quiso pronunciarse sobre el proceso interno del PP ni se decantó por ninguno de los candidatos, liquidando las preguntas de los informadores con medias sonrisas.

Así que sin saltarse el guion y tras una hora y media en el acto, partieron hacia el Numa, que tiene una de las terrazas interiores más privativas de toda la capital y su carta, sin exagerar en precios, tiene una alta valoración en recetas italianas (la especialidad) aunque también hace guiños a las cocinas del mundo romántico.

¿De qué hablarían los antiguos jefes de gobierno español y francés? Cataluña fue probablemente el gran tema de preocupación, mientras cada uno aportaba su propia receta a propósito del “gran problema” que asola la actualidad política española. Tampoco faltaron las referencias a Pedro Sánchez y su gobierno y el apoyo que recibe de Podemos y los secesionistas catalanes y vascos.

Lo que también puede afirmar este confidente es que los exmandatarios comieron bien. Los propietarios del restaurante son Sandro Silva y Marta Seco, que han levantado un imperio de la gastronomía madrileña. A Numa unen el mítico Amazónico, Ten con Ten, Quintín y El Paraguas (con el que empezó todo).

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios