Los motivos de la ausencia de Pablo Casado en la apertura del año judicial

Fuentes cercanas al presidente del PP apuntan que prefirió evitar su presencia ante la próxima decisión sobre su máster en la Rey Juan Carlos

Foto: Felipe VI (c), en la apertura del año judicial. (EFE)
Felipe VI (c), en la apertura del año judicial. (EFE)

El Tribunal Supremo acogió este lunes el solemne acto de apertura del año judicial. El todo tribunales se dio cita en el Palacio de la Salesas Reales de la plaza de la Villa de París. Magistrados y fiscales, pero también políticos de todos los signos, se reunieron para este pistoletazo simbólico de salida al curso 2018-2019 que preside el Rey en compañía de la fiscal general del Estado, el presidente del TS y la ministra de Justicia. Allí se podía ver, por ejemplo, a Albert Rivera, también a los representantes de Podemos más cercanos al mundo de la judicatura y, cómo no, del PSOE y del PP, como la presidenta del Congreso, Ana Pastor. Estaban todos. ¿Todos? No. Faltaba uno. No se presentó el nuevo presidente del PP, Pablo Casado.

Los motivos de la ausencia de Pablo Casado en la apertura del año judicial

Los cámaras que iban recogiendo las llegadas de los rostros más conocidos lo comentaban en la entrada principal. Todos esperaban captar la entrada del sucesor de Mariano Rajoy hasta que quedó confirmado que no iba a acudir pese a estar formalmente invitado. Su ausencia tenía un sentido: Casado decidió excusar su asistencia ante la próxima decisión que debe tomar el alto tribunal sobre la inhibición de la jueza de plaza de Castilla que investigó su máster en la Rey Juan Carlos.

Fuentes cercanas al presidente popular aseguran que declinó la invitación al no considerar apropiado presentarse en la casa cuya Sala de lo Penal tiene su futuro en sus manos. Estimó que no convenía coincidir en los mismos pasillos con los jueces que deberán valorar si admiten a trámite o archivan la causa procedente del juzgado madrileño. Alejar cualquier lectura sobre si se vió o habló con quienes decidirán sobre el procedimiento en su contra en las próximas semanas.

La instructora de plaza de Castilla remitió su exposición razonada ya entrado el mes de agosto y plasmó en más de 50 páginas sus valoraciones. Las conclusiones de Carmen Rodríguez-Medel no dejaban lugar a dudas. La jueza considera que existen indicios suficientes que acreditan que recibió el título como regalo y le atribuye dos delitos, el de cohecho impropio y prevaricación administrativa. Está aún por ver si la Sala de lo Penal se inclina por aceptar su planteamiento o si la prescripción de hechos sucedidos en el curso 2008-2009 desactiva el procedimiento.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios