La izquierda se moviliza contra las salas de apuestas deportivas
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

La izquierda se moviliza contra las salas de apuestas deportivas

Consideran que se trata de la cara más amarga del capitalismo, que embrutece a las personas y, sobre todo, a los jóvenes que viven en los barrios más humildes de Madrid

Foto: Un salón de juego de Luckia en Madrid. (Carmen Castellón)
Un salón de juego de Luckia en Madrid. (Carmen Castellón)

El pasado martes, diversas asociaciones vecinales y partidos políticos de izquierda —Podemos, Juventudes Comunistas de España y PSOE— habían convocado una manifestación en el madrileño barrio de Tetuán contra la instalación de casas de apuestas deportivas y salones de juego al grito de “Tetuán no es un casino”.

La convocatoria no tuvo precisamente mucha asistencia, pero es el inicio de una amplia campaña en toda la regla contra este tipo de negocios. Consideran que se trata de la cara más amarga del capitalismo, que embrutece a las personas y, sobre todo, a los jóvenes que viven en los barrios más humildes de Madrid y en los que residen una amplia colonia de inmigrantes iberoamericanos y africanos.

La convocatoria vino precedida de una masiva pegada de carteles y uno de ellos fue colgado en la sede que Podemos tiene en el corazón de dicho barrio, Tetuán, pero es extensiva a otros barrios de la capital.

Foto:

En los últimos tiempos han proliferado una gran cantidad de locales de apuestas al fragor de los acontecimientos deportivos que ejercen un gran atractivo entre el público joven, fundamentalmente capitaneados por las grandes multinacionales de las apuestas deportivas como William Hill, Luckia, Codere y Cirsa.

Las apuestas deportivas en España mueven entre 9.000 y 10.000 millones de euros y existen unas 60 casas de apuestas legalizadas, aunque la tecnología aplicada al juego 'on line' provoca incrementos espectaculares en la facturación de este tipo de juego.

Apuestas