El denunciante de la Gürtel por fin logra que Correa pague las multas de su Mini

Un tribunal estima por primera vez las alegaciones de José Luis Peñas y anula una multa de tráfico cuya infracción cometió Correa. El coche está a nombre de Peñas, aunque nunca lo usó

Foto: José Luis Peñas, con su abogado, Ángel Galindo.
José Luis Peñas, con su abogado, Ángel Galindo.

Le ha costado, pero por fin lo ha conseguido. José Luis Peñas, exconcejal de Majadahonda y denunciante del caso Gürtel, ha obtenido su primera victoria en los tribunales para no tener que pagar más las infracciones de tráfico que Francisco Correa y su mujer cometen impunemente, sabedores de que el coche que conducen está a nombre de Peñas. El juzgado de lo contencioso administrativo número 33 de Madrid decidió el pasado 15 de enero estimar el recurso que había puesto el propio Peñas contra la resolución del Ayuntamiento de Madrid, que el 30 de octubre le sancionó con 300 'eurazos' "por incumplimiento de la obligación de identificar en tiempo y forma al conductor responsable de infracción grave". La defensa de Peñas corre a cargo del letrado Ángel Galindo, el mismo con el que se presentó a finales de 2007 en la Policía Nacional con los audios que darían inicio al caso Gürtel.

Peñas esperaba que la sentencia del caso Gürtel, que se hizo pública en mayo de 2018, le ayudase de una vez por todas a convencer a los emisores de las multas, generalmente el consistorio capitalino y algunas veces la DGT, de que él nunca ha conducido el coche que comete las infracciones, un Mini Cooper negro matrícula M 4978 CBW. A pesar de ello, desde finales de 2009, han llegado ya al buzón de su casa 150 notificaciones municipales. Sin olvidar que también tiene que pagar el impuesto de circulación del vehículo.

Esta historia se puede resumir así. Uno conduce, el otro paga. Cuando Peñas empezó a grabar a Correa en el año 2006, necesitaba demostrar que a ‘Don Vito’, como lo llamaban sus acólitos, no le gustaba tener ningún bien a su nombre, a pesar de que era inmensamente rico. Por eso aceptó ser el titular del vehículo, porque se lo pidió Correa. "Pero yo nunca lo tuve. Era para su mujer", ha defendido siempre Peñas, que se convirtió en propietario del coche el 3 de abril de 2007. El Mini Cooper había sido comprado en noviembre de 2002 por Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda, otro de los condenados. Pero con dinero de la trama.

Cinco años después, en 2007, Correa le exigió el vehículo a Ortega como contraprestación de una deuda que el consistorio de Majadahonda tenía con una empresa de la trama. Como Correa sabía que no la iba a cobrar, pidió a Ortega que le diera el coche, que al fin y al cabo había pagado él. "Me pareció una buena manera de acreditar ante la Justicia el 'modus operandi' de Correa". Peñas aceptó ser el titular del coche, pero nunca lo utilizó, ya que pasó directamente a Carmen Rodríguez, la entonces mujer de Correa. Las primeras multas empezaron a llegar a finales de 2009, cuando el caso ya se había destapado.

En primer término, Francisco Correa (con barba), y detrás, su exmujer Carmen Rodríguez Quijano. (EFE)
En primer término, Francisco Correa (con barba), y detrás, su exmujer Carmen Rodríguez Quijano. (EFE)

El periplo judicial de Peñas comenzó en febrero de 2010, cuando elevó el primer escrito al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el juzgado que entonces llevaba el caso, solicitando que comunicara a la DGT y al Ayuntamiento de Madrid que él jamás fue el dueño del coche y que nunca lo había conducido. Para ello, aportó las multas en las que claramente se identificaba como conductora a Carmen Rodríguez, un informe de la Policía que aseveraba que el coche pertenecía realmente a Correa, y la declaración policial de Carmen Rodríguez, en la que reconocía que ella era quien usaba el coche y "lo tenía en Pozuelo". No sirvió de nada. Las multas siguieron llegando todos estos años. Peñas no ha dudado en recurrir todas las que puede, aunque ya ha tenido que pagar la mayoría para que no le embarguen sus cuentas.

Ahora, nueve años después, un tribunal le da razón por primera vez después de que Peñas demostrara que él no conducía el Mini que el 9 de octubre circulaba por la M-30 a 77 kilómetros por hora cuando la velocidad máxima permitida era de 70 y que, por tanto, se vulneró su derecho a la tutela judicial efectiva. En la sentencia se deja claro que examinado el expediente administrativo, el recurrente (Peñas), "como propietario del vehículo y dentro del plazo legalmente conferido para ello, identificó a la persona que consideraba que lo conducía en el momento de cometerse la infracción, María del Carmen Rodríguez Quijano".

La propia exmujer de Correa reconoció en un escrito que el conductor habitual del vehículo es Francisco Correa, aportando distintas pruebas. A pesar de ello, el ayuntamiento no vuelve a dirigirse al titular del Mini (Peñas) para que "verifique verazmente al conductor infractor, sino que directamente le notifica la incoación de expediente sancionador". El tribunal concluye que, debido a los datos aportados en este procedimiento, "la Administración pudo y debió localizar y notificar al conductor identificado. En lugar de esto, incoó expediente sancionador contra el recurrente, imponiéndole la sanción y sin aclararle los motivos por los que consideraba que la documentación aportada no resultaba suficiente”.

La gran mayoría de las multas que ha recibido Peñas estos años son por aparcar mal, aunque hay algunas por exceso de velocidad y maniobras prohibidas. Peñas ya perdió con anterioridad cinco juicios, porque al juez de turno solo le interesa saber quién es el titular del vehículo. Ahora, en el sexto, con la sentencia de la Gürtel en la mano, las cosas han cambiado. El coche, aunque está embargado por la Audiencia Nacional, no está intervenido, por lo que la esposa de Correa disfrutó de él muchos años. Después lo tuvo el propio Correa. De hecho, Peñas presenta en sus alegaciones un vídeo emitido por Telecinco en el que se ve claramente a Correa conduciendo el Mini en una de las sesiones del juicio que se celebró en la Audiencia Nacional. No tenía reparo en aparecer con él. En la grabación se ve incluso cómo se salta un semáforo en rojo. Las multas han dejado de llegar desde que Correa está en prisión.

Afortunadamente, las multas han dejado de llegar el buzón de Peñas desde que Correa está en prisión

Peñas y su letrado, Galindo, siguen su periplo judicial. Ambos también han conseguido que el Tribunal Constitucional (TC) haya dictado 43 sentencias favorables por las más de 100 demandas que presentó el primero contra el Ayuntamiento de Majadahonda por vulneración de sus derechos fundamentales cuando Peñas fue concejal de dicho consistorio, al impedírsele votar en las comisiones informativas municipales. El Partido Popular, que es quien gobernaba entonces el municipio, vulneró durante tres años los derechos fundamentales de Peñas al no dejarle crear el grupo mixto y tratarle como a un tránsfuga, cuando en realidad no lo era.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios