El raro caso del interventor de la Generalitat acusado por el Tribunal de Cuentas

David Canada fue acusado en 2015 junto a Jordi López Camps, quien fue director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, de haber cobrado dietas de un modo irregular

Foto: Entrada del Tribunal de Cuentas. (EFE)
Entrada del Tribunal de Cuentas. (EFE)

¿Se puede ser director general de Intervención de la Generalitat habiendo sido acusado por el Tribunal de Cuentas? Se puede. Es el caso de David Canada, que lleva casi dos años de director general de Intervención de la Administración catalana pese a que fue acusado por el Tribunal de Cuentas en un auto de 2015. La causa fue sobreseída porque el afectado acabó devolviendo unas dietas cobradas de manera irregular más los intereses.

El caso no tendría más importancia si la Dirección General de Intervención no fuese la responsable del control de las cuentas públicas de la Generalitat. Dicha dirección general es de reciente creación, lo hizo Oriol Junqueras en 2017 cuando todavía era 'conseller' de Economía y Canada ha sido el único que ha ocupado el cargo.

Fuentes de la 'conselleria' han restado importancia al caso, asegurando que “este tema ya salió cuando le nombraron, afectaba que eran unas dietas incorrectamente cobradas y que él devolvió de forma voluntaria”.

Canada fue acusado junto a Jordi López Camps, quien fue director general de Asuntos Religiosos, de haber cobrado dietas de manera irregular

La situación preocupa a la actual interventora general de la Generalitat, Rosa Vidal Planella, una profesional de reconocido prestigio, su superiora directa y a la que Canada aspira a suceder, según apuntan fuentes internas de la 'conselleria'.

David Canada fue acusado junto a Jordi López Camps, quien fue director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, de haber cobrado dietas de manera irregular. El auto del Tribunal de Cuentas asegura que “ha tenido lugar un hecho constitutivo de responsabilidad contable, habiéndose sido reintegrado el importe de los daños y perjuicios ocasionados a los fondos públicos, que asciende a la cantidad de 2.752,80 euros; de los que 1.949,61 euros corresponden a principal y 776,19 euros a intereses”. La cifra es muy pequeña y fue devuelta, pero precisamente luego la Generalitat designó a David Canada para vigilar la responsabilidad contable de terceros. Ironías de la vida administrativa.

Cargo clave

La Dirección General de la Intervención de la Generalitat es un puesto clave. Controla y tutela un presupuesto de más de 30.000 millones de euros.

También fue el organismo clave para coordinarse con el Ministerio de Hacienda cuando las cuentas de la Generalitat fueron intervenidas desde Madrid para evitar que se gastase dinero público de manera irregular en la consulta del 1-O y en el posterior intento independentista de octubre de 2017.

Otra agenda

Justo por eso, la agenda política en Cataluña permite casos como este, porque el foco de atención se encuentra ocupado por completo en el intento de ruptura con el resto de España. Así que las cuestiones de gestión interna han pasado a un segundo plano. Y el caso de Canada solo es un ejemplo.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios