Vuelven el karaoke y las fiestas a la asaltada embajada de Corea del Norte en Madrid

La legación consular, atacada a finales de febrero por un comando armado, recupera poco a poco la normalidad. Este viernes, se organizó una pequeña fiesta para algunos invitados

Foto: Embajada de Corea del Norte en Madrid. (EFE)
Embajada de Corea del Norte en Madrid. (EFE)

La normalidad vuelve poco a poco a la embajada de Corea del Norte en Madrid después del asalto que sufrió el pasado 22 de febrero —según desveló este diario en exclusiva— por un comando de hombres armados que amordazó, agredió e interrogó a los pocos trabajadores que hay en la legación consular, situada en el madrileño barrio de Aravaca. Este viernes, la embajada preparó una pequeña recepción para algunos invitados (la mayoría llegó en vehículos diplomáticos), según pudieron comprobar los vecinos de la zona, que han confirmado que las fiestas (con karaoke incluido) y los partidos de voleibol han regresado a las instalaciones de la embajada.

Las primeras semanas tras el asalto, los funcionarios norcoreanos llevaron una vida muy discreta. Apenas salían de la embajada. Sacaban la basura una vez a la semana y por la noche se veían pocas luces en la sede, un chalé de la calle Darío Aparicio de Madrid. El inmueble consta de dos plantas, jardín, cancha de tenis y una gran piscina. Incluso los servicios médicos les visitaban en la embajada. Una de las trabajadoras resultó herida grave en la cara tras el asalto y tuvo que recibir los cuidados médicos dentro de la sede.

Vista exterior de la embajada de Corea del Norte en Madrid.
Vista exterior de la embajada de Corea del Norte en Madrid.

Incluso la Policía Nacional, que lleva las investigaciones del asalto, instauró una especie de 'protocolo antisuicidios', un control que se realizaba varias veces a lo largo del día para verificar que los empleados seguían en la embajada y que no les ocurría nada. Es decir, cada ciertas horas, la patrulla de la Policía Nacional que custodiaba la embajada llamaba a la sede consular para que los empleados salieran a la calle y los agentes pudieran hacer el recuento del personal oficialmente adscrito a la legación consular. Ese control ya no se hace, pero la Policía mantiene la protección de la embajada las 24 horas. Como novedad, Corea del Norte mejoró la seguridad del chalé instalando nuevas cámaras en el perímetro.

El incidente sigue provocando la atención de medios internacionales. Una televisión de Corea del Sur, KBS, estuvo grabando este lunes en las inmediaciones de la embajada. El régimen norcoreano la abrió en octubre de 2013. El embajador, Kym Hyok-chol, residió en este inmueble tan solo cuatro años. En septiembre de 2017, España lo declaró persona 'non grata' y fue expulsado del país. La medida respondía a las sucesivas pruebas nucleares realizadas por el régimen de Pyongyang.

El grupo disidente norcoreano autodenominado Cheollima Civil Defense (CCD) reivindicó el asalto a través de un comunicado difundido por internet. Sin embargo, negó que se tratara de "un ataque" o que hubiera "otros gobiernos" implicados. La Audiencia Nacional, por su parte, pudo identificar a varios de los asaltantes, que huyeron a EEUU vía Lisboa (Portugal). El juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia ha pedido a EEUU la extradición de los asaltantes identificados mientras sigue intentando averiguar si tuvieron el apoyo de algún servicio secreto extranjero.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios