Andrea Levy se marcha del Prado ofendida por el protocolo de Cultura

La nueva concejala de Cultura del Ayuntamiento de Madrid acudía por primera vez a un acto tras su reciente nombramiento y no ha parecido gustarle la organización dispuesta por el Ministerio

Foto: Felipe VI posa junto al ministro de Cultura en funciones, José Guirao, Amelia Válcarcel y Falomir, entre otros, en el Museo del Prado. (EFE)
Felipe VI posa junto al ministro de Cultura en funciones, José Guirao, Amelia Válcarcel y Falomir, entre otros, en el Museo del Prado. (EFE)

Inauguración a bombo y platillo este lunes de la nueva exposición en el Museo del Prado dedicada a Velázquez, Rembrandt y Vermeer, que tiene como intención reflejar los puntos en común que tuvieron las escuelas española y holandesa a finales del siglo XVI y en el siglo XVII. Pero no solo la pinacoteca se estrenaba en materia expositiva, sino que la popular Andrea Levy acudía por primera vez como concejala de Cultura a un acto público del también recién estrenado Ayuntamiento de Madrid tras los pactos de Martínez-Almeida, Villacís y, aún sin desvelar, Ortega Smith.

Durante el acto, presidido por Felipe VI, junto al ministro de Cultura en funciones, José Guirao, y el director de la pinacoteca madrileña, Miquel Falomir, a Levy no se le permitió estar en la línea de saludos al Rey y se le indicó que esperara dentro del museo (decisión distinta a la que se le había comunicado por la mañana, cuando a la popular se le aseguró que estaría en la línea de saludo), explican fuentes cercanas a la concejala. Esta decisión sobre la organización no gustó a Levy y, ni corta ni perezosa, decidió irse. La sorpresa fue mayúscula, dado que el protocolo no se puede alterar. No obstante, las mismas fuentes aseguran que desde el Museo del Prado llamaron para pedir disculpas por la confusión.

Por su parte, fuentes del Ministerio de Cultura aclaran que Levy estuvo informada en todo momento de cuál iba a ser su ubicación durante la inauguración y que incluso el día 21 de junio se le envió un correo y un planillo en el que figuraba la relación de personalidades y su orden: en la segunda línea de saludos. Las mismas instrucciones que recibió el lunes antes del acto, añaden. Además, han destacado que en el correo que le envía el departamento de protocolo del Museo Nacional del Prado se dice textualmente como "de manera excepcional" habían querido incluirla en la línea de saludo del Rey.

Sin embargo, apuntan que cuando ella mostró su descontento y argumentó que había acudido al acto en representación del alcalde (José Luis Martínez Almeida) y por lo tanto debía estar en otra posición diferente a la que le habían asignado, tanto Casa Real como Museo del Prado (dependiente de Cultura) explicaron que el estricto protocolo que rige en estos actos no lo permite.

Y citan el Real Decreto 2099/83 de 4 de agosto, por el que se aprueba el Ordenamiento General de precedencias en el Estado, (art. 9): “La persona que represente en su cargo a una autoridad de rango superior a la de su propio rango no gozará de la precedencia reconocida a la autoridad que representa y ocupará el lugar que le corresponda por su propio cargo, salvo que ostente expresamente la representación de Su Majestad el Rey o del Presidente del Gobierno”.

Entre los otros asistentes al evento han estado la vicepresidenta del patronato del Museo del Prado, Amelia Valcárcel, el defensor del pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, y los embajadores en España de Países Bajos, Austria, Reino Unido y Rusia, entre otros. Ellos sí pudieron disfrutar de las 72 obras que componen la muestra, en la que también se incluyen óleos de El Greco, Ribera, Zurbarán, Murillo, Cajés, Ter Brugghen, Fabritius, Hals o Claesz.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios