La visita sorpresa de la ministra para 'poner las pilas' a los sindicatos ante Podemos

Valerio muestra su mejor cara en un acto de CCOO en el que no estaba prevista su presencia, pero sí de Podemos, y al que acudió para evitar que se consumase una infidelidad

Foto: La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio (i), junto al secretario general de CCOO, Unai Sordo (d), durante la presentación de su último libro. (EFE)
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio (i), junto al secretario general de CCOO, Unai Sordo (d), durante la presentación de su último libro. (EFE)

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, se ha puesto las pilas para frenar los movimientos en CCOO y UGT, que durante los últimos días se han inclinado por apoyar una coalición de izquierdas, aunque sin verbalizarlo directamente. Si la pasada semana era el secretario general de CCOO, Unai Sordo, quien en una entrevista con la revista 'El Tiempo' abogaba por un "Gobierno estable", afirmando asimismo que "no se puede demonizar la hipótesis de un Gobierno de coalición", este lunes se reunía junto a Pepe Álvarez, secretario general de UGT, con la cúpula de Podemos. "Los sindicatos nos han transmitido la necesidad de que en España haya un Gobierno estable y de izquierdas, y nosotros estamos dispuestos a poner todo lo que esté en nuestra mano para que ese Gobierno sea posible y viable lo más pronto posible", afirmaba Pablo Iglesias tras el encuentro.

En este contexto, Valerio decidió presentarse poco después de la mencionada reunión en la sede de CCOO, donde Unai Sordo presentaba su libro '¿Un futuro sin sindicatos?'. No estaba prevista la presencia de la ministra, por lo que no se había hecho constar entre los nombres que ocupaban la fila cero: Ignacio Escolar ('eldiario.es'), Jesús Maraña ('Infolibre'), Inmaculada Sánchez ('El Siglo'), Miguel Mora (CTXT), Esteban Hernández (El Confidencial), Juan Pedro Velazquez-Gaztelu ('Alternativas Económicas'), Marta Flich (economista, presentadora), Yolanda Díaz (Izquierda Unida), Nacho Álvarez (Podemos) y Enrique Santiago (PCE). Sin embargo, allí se presentó "para marcar terreno", según interpretaron algunos de los presentes, y con ella llevaba preparado un discurso.

Una intervención en la que no faltaron un par de apelaciones directas a Yolanda Díaz, quien antes se había reunido con los máximos dirigentes de CCOO y UGT con las negociaciones para la investidura como telón de fondo. "Ha sido una reunión más que productiva, hay absoluta sintonía. Hay claves que tenemos que plantear ya, derogar la reforma laboral y la reforma de pensiones del PP", aseguraba la diputada de Unidas Podemos. Lo de Valerio no fue una llamada a consultas, aunque se le pareciese, y trató de mostrar su mejor cara ante los sindicatos, intentando evitar que se consumase una infidelidad. Si Unai Sordo reflexionaba sobre la necesidad de los sindicatos, con el respaldo de Podemos, en las filas del Gobierno parece que, al menos a corto plazo, también quieren resaltar su necesidad ante la tentación de que sean cortejados por los de Pablo Iglesias. El 'otro' Pablo Iglesias, no el fundador de la UGT.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios