Sánchez 'filtra' los focos de la Magdalena para no sudar (otra vez) la gota gorda

El presidente en funciones sabe que los detalles son importantes... Y más si finalmente hay que volver a pasar por las urnas

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la clausura del 33º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la clausura del 33º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones. (EFE)

El presidente en funciones no quiere dejar ningún detalle al azar. Pedro Sánchez y su gurú de Moncloa, Iván Redondo, son conscientes de la importancia de la imagen, sobre todo en precampaña electoral.

Por ello, el equipo del presidente se personó el martes en el Palacio de la Magdalena de Santander para controlar la intensidad de los focos del auditorio situado en las caballerizas reales, donde el líder socialista daría un discurso al día siguiente.

Tras movilizar al personal, los técnicos de luces lograron colocar unos filtros que atenuaban el calor de los focos de iluminación del escenario que tendría que soportar el máximo responsable del Ejecutivo durante una hora.

Los detalles importan. Los fuertes focos de Chamartín el pasado martes hicieron sudar la gota gorda al presidente, cual Mohamed Alí tras el combate contra Foreman en el The Rumble in the Jungle de Kinshasa.

Pedro Sánchez, durante la presentación este martes del acuerdo programático. (EFE)
Pedro Sánchez, durante la presentación este martes del acuerdo programático. (EFE)

La mala pasada que sufrió Sánchez con la foto en primer plano de su rostro brillante por las gotas de sudor encabezando portadas de periódicos no se podía repetir.

Y es que tanto Sánchez como Redondo saben que el 'programa, programa, programa' es importante, pero hace falta más. Muchos politólogos creen que Nixon cayó frente a Kennedy en el primer debate político televisado de la historia por el aspecto sudoroso que mostró el republicano, que según interpretan los expertos en imagen se veía como un síntoma de nerviosismo y debilidad ante un Kennedy impecable delante de las cámaras.

Un detalle importante. Los analistas de la época señalan que perder aquel debate supuso un duro golpe ante Kennedy, que llevó a la caída del republicano hacia la Casa Blanca.

Tras el discurso de ayer de Sánchez en Santander, el candidato a presidente salió impecable de las caballerizas reales de la Magdalena rumbo a su comida con Miguel Ángel Revilla. Misión cumplida. Esta vez, no faltó detalle.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios