El mosqueo de Aguado con Ayuso en el acto de los 100 días de su Gobierno

El PP no quiere dar protagonismo al vicepresidente. En la organización del acto de los 100 días, Díaz Ayuso dejó claro que no quiere ceder espacio... para mosqueo de Ciudadanos

Foto: Ignacio Aguado, durante su intervención. A la izquierda, le observa Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
Ignacio Aguado, durante su intervención. A la izquierda, le observa Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Sobre el papel, todo correcto. El acto de los 100 días de Gobierno de PP y Ciudadanos transcurrió con la normalidad esperada y los socios de la coalición madrileña sacaron pecho por lo conseguido y por lo que vendrá. El camino está claro: frente a la inestabilidad del Ejecutivo central que Sánchez está tejiendo con Podemos... Madrid representará la alternativa. La relación entre Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado va bien. En lo político les une el alma liberal y la convivencia ha ido mejorando con el tiempo.

El problema sigue siendo la visibilidad, los aspectos comunicativos. Compartir lo que en toda institución se llama 'apuntarse el tanto'. Los naranjas se quejan de lo mucho que le cuesta al PP entender lo que supone gobernar en coalición. A pesar de que Aguado posee la portavocía, son pocas las veces en las que Díaz Ayuso le deja ejercer. Sin ir más lejos, el acto de los 100 días en la Casa de Correos acabó por mosquear a Ciudadanos.

En el Gobierno regional hablaron de colocar dos atriles —uno para la presidenta y otro para el vicepresidente— para que ambos tuvieran un espacio propio a la hora de comparecer. Finalmente, no fue así. Las conversaciones entre ambos equipos derivaron en un solo atril que ocupó Díaz Ayuso con su discurso inaugural, retomó Aguado para comparecer después y volvió a usar la presidenta regional para clausurar el evento antes de que los periodistas se lanzaran a las preguntas.

El colofón del acto fue un video promocional de la trayectoria de este Gobierno —el recurso audiovisual preferido en todos los equipos de comunicación actuales— que, sin embargo, se terminó de editar en la misma mañana del jueves a escasas dos horas de que empezara la convocatoria. ¿El motivo? Una vez más, el PP estaba disconforme con el papel que tenía Aguado. Sobraban frases.

La última prueba de la distancia que marcaron los populares con sus socios de Gobierno llegó al grupo de WhatsApp que la institución tiene con los periodistas que cubren la información regional, al enviar un documento con el discurso de Díaz Ayuso íntregro... pero ni rastro de las palabras del vicepresidente. No hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios