El Congreso no encuentra sitio para tanto ministro de Sánchez y estudia 'fusionarlos'

En la Cámara Baja, están agobiados ante el espectáculo que podrían dar de seguir los pasos del Ejecutivo de coalición, al verse obligados a crear 125 nuevos cargos con pluses

Foto: Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados. (EFE)
Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados. (EFE)

El Congreso no se siente capaz de replicar en sus órganos de control el macrogobierno de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que, con sus 22 ministerios, es el más nutrido de Europa y de la historia reciente de la democracia española. En la Cámara Baja, están agobiados ante el espectáculo que podrían dar en el arranque de la legislatura, de seguir los pasos del Ejecutivo progresista, al verse obligados a crear 125 nuevos cargos en comisiones parlamentarias con un progreso en pluses salariales de 1,6 millones de euros al año.

Pasar de 17 a 22 carteras en el Ejecutivo, algunas con escasas competencias, es un salto para el Congreso que va más allá del reparto de títulos y complementos entre los diputados: también está el número limitado de letrados, taquígrafas, técnicos y resto de funcionarios, que deben trabajar para el buen funcionamiento de cada comisión. Y queda la norma no escrita y lógica hasta para la mejor difusión de las tareas de esos órganos de que no se reúnan más de cuatro al mismo tiempo.

Advertidos de las consecuencias de la inflación de ministerios, en la Cámara manejan ahora una fórmula para mantener el mismo número de comisiones de la legislatura pasada y que una misma pueda controlar a más de un ministro. El problema es que el nuevo organigrama deja en evidencia los parches que puso Sánchez para contentar a Iglesias. Así, la antigua comisión de Sanidad y Consumo 'vigilaría' tanto al ministro del primer departamento, el socialista Salvador Illa, como al del segundo, el comunista del PCE e Izquierda Unida Alberto Garzón.

Tampoco entienden en el Congreso que tenga sentido separar Ciencia y Universidades, y se plantean ocuparse de ambas al mismo tiempo para controlar la cartera de Pedro Duque (independiente de la cuota gubernamental sanchista) y la de Manuel Castells, también independiente, pero de la cuota de Unidas-Podemos.

Empleo y Seguridad Social pueden seguir el mismo camino para que concurran en la misma comisión Yolanda Díaz (comunista gallega de la confianza de Iglesias, encargada de las relaciones con los sindicatos) y José Luis Escrivá, tecnócrata de los equipos de Cristóbal Montoro fichado por Sánchez para ocuparse de las pensiones.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios