El viejo rey de la noche madrileña sufre la puntilla con el coronavirus

Pedro Trapote dejó pasar el ciclo que ahora termina sin vender sus dos grandes activos

Foto: El coronavirus tumba la noche madrileña. (EFE)
El coronavirus tumba la noche madrileña. (EFE)

Pedro Trapote no pasa por su mejor momento. El viejo rey de la noche madrileña, dueño de locales míticos como Joy Eslava y Teatro Barceló, ha visto cómo el coronavirus ha provocado el cierre a cal y canto de todos los negocios de esparcimiento y restauración.

Sin embargo, su resfriado viene de antes. Los cambios de hábitos en el ocio nocturno han cambiado los emolumentos diarios de su caja, aunque sigue dando de sí. De hecho, hace menos de dos años vendió el Palacio de Gaviria, un negocio que ya ofreció sus mejores días.

Algo similar podría haber ocurrido con sus dos joyas. El teatro Barceló, sede de la antigua Pachá, que compró a Ricardo Urgel a mediados de los noventa, llegó a estar en el escaparate el año pasado, en torno a 25 millones, pero no cuajó. Y ahora ya no parece ser el momento.

Más discreto fue el sondeo en el mercado para el cambio de manos de Joy Eslava un par de años antes, algo que tampoco se remató. El ciclo inmobiliario era propicio. No parecía necesidad, pero ni la noche es lo que era, ni el mundo del ladrillo seguirá igual de alegre.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios