Cabreo en los bancos con CaixaBank por romper un consenso sobre reputación

La entidad se adelantó y fue más allá que la patronal AEB con un comunicado sobre aplazar el alquiler en los inmuebles de la banca, acordado a nivel sectorial

Foto: Jordi Gual e Isidre Fainé, presidentes de CaixaBank y de CECA respectivamente. (EFE)
Jordi Gual e Isidre Fainé, presidentes de CaixaBank y de CECA respectivamente. (EFE)

Los bancos quieren evitar ser la diana en esta nueva crisis, y se han consignado en lanzar diferentes tipos de medidas para contribuir positivamente a esta emergencia y, de paso, aliviar su maltrecha imagen. Entre las medidas, están las moratorias o créditos puente para las familias, y las entidades también han decidido aplazar el alquiler de sus viviendas a los inquilinos en problemas. Pero CaixaBank ha ido un paso más allá, al condonar los pagos.

La patronal presidida por José María Roldán, que representa a bancos como Santander, BBVA o Sabadell, anunció el lunes por la tarde que las entidades ofrecerán un aplazamiento del pago de hasta tres mensualidades del alquiler social a las familias que habiten en una casa acogida al Fondo Social de Vivienda (FSV), creado en 2013 y que cuenta con más de 10.000 viviendas, propiedad de los bancos.

Los bancos que ofrecerán esta medida son Santander, BBVA, Sabadell, Abanca, Bankinter, ING, Deutsche Bank y Banca March, pertenecientes a la AEB. Pero el comunicado apenas tuvo impacto, porque hora y media antes CaixaBank anunció una medida similar pero con mucho más efecto para los inquilinos. Según fuentes financieras, había habido conversaciones en el sector para acordar una acción conjunta, pero el banco catalán, con sede social en Valencia, decidió adelantarse e ir por libre.

CaixaBank fue un paso más allá al anunciar la condonación de los alquileres en las viviendas de su propiedad, que ascienden a 21.000, en el caso de inquilinos con problemas económicos durante el estado de alarma. La ayuda va dirigida a las personas que se hayan quedado sin trabajo o se vean afectadas por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), así como autónomos que hayan cesado en su actividad o cuyas ventas hayan caído al menos un 40%.

Esta diferencia de criterios es una prueba más de la falta de consenso en el sector bancario, con la existencia de dos patronales, a pesar de que ya no hay diferencia entre las antiguas cajas de ahorros y los antiguos bancos. La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), presidida por el histórico del mundo Caixa Isidre Fainé, y con CaixaBank, Bankia o Unicaja como miembros, coexiste con la AEB.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios