Los hombres de negro se olvidan de Bankia

No se habla mucho de ellos ya, pero los hombres de negro siguen visitando España. Al menos dos veces al año y parece que se han olvidado del banco propiedad del Frob

Foto: Sede de Bankia en Madrid.
Sede de Bankia en Madrid.

No se habla mucho de ellos ya, pero los hombres de negro siguen visitando España. Al menos dos veces al año. Vienen del Banco Central Europeo, de la Comisión Europea, del Fondo Monetario Internacional y del Mecanismo Europeo de Estabilidad. Lo hacen para supervisar que las reformas que se hicieron a cambio de la línea de crédito de 100.000 millones de euros (de los que se usaron 41.333 millones) siguen dando sus frutos, que se cumplen todas las condiciones a las que el Gobierno se comprometió en 2012 y, en última instancia, comprobar que no va a haber problemas de pago para el importe que queda pendiente (23.721 millones).

En enero de 2014, el programa de asistencia financiera terminó. Y empezó lo que en Bruselas, Fráncfort y Luxemburgo llaman Supervisión Posprograma. Dos informes, dos veces al año, donde los técnicos y funcionarios de la Comisión y del BCE emiten su opinión sobre la salud macroeconómica y financiera de España. El que se publicó la semana pasada fue el número 13. En cada uno de los doce anteriores se mencionaba una idea, con mayor o menor énfasis: el Frob, que en estos momentos todavía controla el 61,78% de Bankia, debe concluir lo antes posible el proceso de privatización. Pero en el último informe, por primera vez en más de seis años, no hubo ni una sola mención. ¿Lapsus o el abandono de toda esperanza?

Es cierto que las fechas límite para la desinversión del Estado en el banco son autoimpuestas por el Gobierno. Primero fue 2017, luego 2019 y ahora ya es finales de 2021. Pero desde las instituciones europeas siempre se ha recordado que Bankia recibió 36.000 millones de euros en ayudas públicas (24.000 en forma de inyección de capital y 12.000 en sobrevaloración de activos que acabaron en la Sareb) y que la presencia del Estado en una entidad financiera tan grande supone una anomalía en el mercado.

Las visitas bianuales de los hombres de negro, según lo firmado en 2012, se prolongarán hasta que España haya abonado el 75% del préstamo recibido. Tras varios pagos anticipados, ya vamos por el 42%, y según el calendario oficial de amortización, no llegaremos a esa cifra hasta haber efectuado los pagos de 2025. Probablemente alguno de los trajeados firmaría hoy mismo que para esa fecha el Estado haya salido ya del capital de Bankia.

De momento, y mirando más a corto plazo, si el Gobierno actual, como el anterior, sigue priorizando la maximización del precio de venta, es mucho más probable otra prórroga de dos años, hasta 2023, que una desinversión completa en los próximos 19 meses.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios