Madrid matiza la ley para el cine: seguirá habiendo besos sin mascarilla

La Consejería de Sanidad ha tenido que poner por escrito y aclarar en la ley de desescalada las excepciones para que actores, actrices y productores no teman a las multas

Foto: El virus también ha cambiado los rodajes. (EFE)
El virus también ha cambiado los rodajes. (EFE)

El coronavirus y la 'nueva normalidad' ha llegado, de momento, para quedarse. Y a ello deben acomodarse todos los sectores en su vuelta al trabajo. Madrid no es una excepción y el regreso a la actividad en los rodajes, tampoco. Por ello, la Consejería de Sanidad ha tenido que hacer una aclaración en su ley de desescalada y matizar, en el Boletín Oficial de la región, las excepciones para el colectivo de actores y de todos los que han comenzado a trabajar en nuevos proyectos o en películas que el confinamiento obligó a interrumpir.

La obligación del uso de la mascarilla en todo momento, y aunque se pueda guardar la distancia de seguridad, ha vuelto a afectar a los rodajes, así que ha habido que volver a aclarar -y por escrito- las excepciones para el mundo del cine y la TV. La Orden de 19 de junio sobre "medidas de higiene y prevención en la producción y rodaje de obras audiovisuales" disponía que "en los supuestos en que la naturaleza del trabajo no permita respetar la distancia interpersonal ni el uso de equipos de protección adecuados al nivel de riesgo, como es el caso de los actores y actrices, se atenderá a medidas de seguridad diseñadas para cada caso particular a partir de las recomendaciones de las autoridades sanitarias".

"Debe considerarse que es incompatible el uso de la mascarilla con el desarrollo de la actividad propia de los actores y actrices en las sesiones de rodaje" por lo que les exonera de su utilización

La propia ley pide sentido común y aclara que "debe considerarse que es incompatible el uso de la mascarilla con el desarrollo de la actividad propia de los actores y actrices en las sesiones de rodaje" por lo que les exonera de su utilización. Eso sí, avisa a los productores y responsables: exclusivamente, durante la grabación de las mismas.

Las aclaraciones a la norma publicadas ayer en el BOCM también ha tenido que hacer excepciones para el colectivo de los profesionales de los rodajes audiovisuales en cuanto a la última limitación de grupos al aire libre o en espacios cerrados. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, a la vista de los rebrotes, limitó esas reuniones a grupos de 10 personas.

Si "la participación en cualquier agrupación de personas de carácter privado o no regulado en la vía pública o en espacios públicos se limita a un número máximo de diez personas, salvo que se trate de personas convivientes", los rodajes se complican. Así que ha habido que hacer otra excepción en la norma y disponer que "en el supuesto particular de la producción y rodaje de obras audiovisuales" los equipos de trabajo se reducirán al mínimo imprescindible, "sin establecer una limitación concreta del número de personas que los deben componer". Y esto afectará tanto a los sets al aire líbre o en la vía pública, como en los estudios de grabación.

Eso sí, "deberán reducir el número de personas participantes al mínimo imprescindible, mantener la correspondiente distancia interpersonal de, al menos, 1,5 metros con terceros cuando la naturaleza de la actividad lo permita y utilizar mascarilla, salvo los actores y actrices exclusivamente en el momento de la grabación". ¿Cómo guardar las distancias en una película con escenas de cama o donde se reúna una muchedumbre, tipo Novecento? Va a ser difícil. Pero, por lo menos, la ley ya les ampara para no tener que besarse con mascarilla.

El Confidente