Andorra saca partido de la pandemia: expatriados de lujo

En las crisis, ya se sabe, hay ganadores y perdedores. Lo que es una auténtica novedad es que en la derivada del covid-19, haya también expatriados, aunque sean de lujo

Foto: Una bandera de Andorra ondea en una oficina de Banca Privada d'Andorra (BPA). (Reuters)
Una bandera de Andorra ondea en una oficina de Banca Privada d'Andorra (BPA). (Reuters)

En las crisis, ya se sabe, hay ganadores y perdedores. Lo que es una auténtica novedad es que en la derivada del covid-19, que es la madre de todas las crisis, haya también desplazados. O expatriados, como se prefiera. Aunque sean de lujo, habría que aclarar.

Pues bien, se ha sabido que el teletrabajo a causa de la pandemia ha disparado las solicitudes de residencias por cuenta propia en Andorra, ese pequeño enclave que aprovecha todo lo que puede su singularidad geográfica y política.

Los datos proceden de una encuesta realizada a 25 gestorías y consultoras especialistas en la inversión extranjera en el país, y reflejan un incremento muy relevante en el número de nuevos residentes por motivos de trabajo, al tiempo que se han incrementado las sociedades inscritas. En concreto, más de un 78% de los encuestados reporta una subida en solicitudes de inversión extranjera presentadas. La mayoría de las solicitudes provienen de España, con un 68%, y Francia, con un 17%.

Esto se debe a que trabajar desde casa sigue creciendo, en particular para los profesionales que pueden permitírselo. Hay que decir, sin embargo, que no se trata solo de un ejercicio de amor hacia la naturaleza o de un medio para escapar de la pandemia. Andorra dispone de un impuesto sobre la renta de un máximo del 10%, al tiempo que ofrece enormes ventajas para quienes se conviertan en residentes fiscales.

Hay que recordar que para pedir la residencia por cuenta propia en Andorra, basta con que el interesado posea al menos el 21% de las acciones de una sociedad radicada allí, ser uno de los administradores y trabajar por cuenta propia, es decir, como autónomo societario cotizando a la Seguridad Social. Ahora bien, desde mayo de 2018, el Gobierno andorrano también requiere una fianza no remunerada de 15.000 euros. Muchos ya han echado cuentas, y les compensa.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios