El Gobierno aprieta las tuercas a Alcoa: le pregunta por el ERE para ver si le da ayudas

La negativa de la firma estadounidense a vender su planta de San Ciprián y evitar así el despido de más de 500 trabajadores lleva al Ejecutivo a condicionar las ayudas por emisiones de CO2

Foto: Trabajadores de la planta de Alcoa en San Ciprián. (EFE)
Trabajadores de la planta de Alcoa en San Ciprián. (EFE)

Si Alcoa quiere cerrar su fábrica de San Ciprián (Lugo), no le va a salir gratis. El Gobierno está elevando la presión sobre la multinacional aluminera. Este mismo jueves le mandó un mensaje muy claro: Los casi nueve millones de euros que podría concederle como ayuda de compensación a las emisiones indirectas de CO2 de 2019 tendrán mucho que ver con la decisión final que tome la cotizada estadounidense sobre el futuro de la planta gallega.

El Ministerio de Industria le ha preguntado este mismo lunes por "su previsión respecto al ERE que ha presentado, reducción de personal y plantilla final, desglosada por actividad productiva". Para todo ello le da 10 días para contestar y con base en su respuesta el departamento que dirige Reyes Maroto "volverá a analizar la situación para determinar si se adjudican las ayudas o no". Más claro agua. Con esto el Ejecutivo busca tener que tomar medidas más drásticas como la nacionalización de la planta que le piden los trabajadores y que ven con buenos ojos algunos miembros del Ejecutivo como la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Alcoa decidió cerrar una de sus plantas en San Ciprián, lo que supone la extinción de más de 500 puestos de trabajo, a lo que habrá que sumar la merma de otros tantos empleos indirectos. Todo un golpe para una zona ya de por sí muy castigada y en plena crisis derivada de la pandemia. Antes esta situación, sindicatos, el Gobierno de España y la Xunta de Galicia le piden a Alcoa que venda la planta a Liberty House, un inversor interesado en continuar con la actividad. Aunque se produjo un proceso de negociaciones, Alcoa aireó que las condiciones que planteaba Liberty no le interesaban. Algo que desmienten otras fuentes, que consideran que Alcoa prefiere clausurar la planta y evitar así competencia de un rival.

Mientras tanto, los inversores de Liberty no pierden las esperanza de que finalmente las autoridades públicas obliguen a Alcoa a vender. En ese sentido ha llegado a un acuerdo para desarrollar energías renovables destinadas a suministrar a la industria electrointensiva en España. Por ahora las espadas siguen en todo lo alto. Máxime, después de que los trabajadores de la planta hayan decretado una huelga indefinida y están tratando de bloquear la salida de la producción metalúrgica.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios