Voloh, Volhoh y Voljov: tres nombres para una operación (y solo uno es auténtico)

El nombre de Voloh no es una casualidad: es una deidad en la cultura eslava (rusa), el guardián del mundo subterráneo, el amo de la muerte y la oscuridad

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

El independentismo no pasa por su mejor momento, pero sigue gozando de una enorme agilidad para elaborar relatos alternativos y tratar de imponerlos. La última operación de la Guardia Civil en Cataluña contra los empresarios del 'procés' ha destapado decenas de corruptelas de JxCAT y ERC que afectan a la gestión de las residencias de ancianos durante la primera ola de la crisis del covid, un pelotazo urbanístico en Cabrera de Mar (Barcelona) y el control de TV3, entre otros episodios.

Pero el secesionismo y sus aliados han reaccionado desplazando el foco de la polémica en otra dirección. Lo grave no es lo que revelan las escuchas de la Guardia Civil, sino el nombre que los investigadores eligieron para las actuaciones del pasado 28 de octubre. Las detenciones y registros fueron bautizados con el nombre de operación Voloh, exactamente el mismo nombre que eligió el instituto armado para la primera fase de las diligencias, desarrolladas en noviembre de 2019.

El nombre de Voloh no es una casualidad. El dispositivo de la Guardia Civil contra los preparativos del 1-O, el 20 de septiembre de 2017, recibió el nombre del dios egipcio Anubis. Voloh es la deidad equivalente en la cultura eslava (rusa), el guardián del mundo subterráneo, el amo de la muerte y la oscuridad, justo lo que los investigadores se proponían destapar tras cuatro años de pesquisas.

Voloh podía ser más o menos bonito, pero no había ninguna diferencia destacable con otros nombres de operaciones, como Gürtel (el apellido de Francisco Correa en alemán), Lezo (por Blas de Lezo, porque parte de la trama se desarrollaba en Colombia) y Púnica (el nombre latino de la granada, en referencia a Francisco Granados). Sin embargo, un error del gabinete de prensa de la Guardia Civil dio la oportunidad a los partidos más afectados por las pesquisas de descorchar una polémica que sirviera para cuestionar el conjunto del operativo.

Por un fallo mecanográfico, el mismo 28 de octubre se informó desde la Guardia Civil de que el nombre del dispositivo que estaba en marcha se llamaba Volhov, con una 'h' fuera de lugar y una 'v' de más. El equívoco no fue advertido hasta que en las redes sociales comenzó a acusarse a los investigadores de bautizar las detenciones de los empresarios de Tsunami Democràtic utilizando el nombre de un río ruso en el que se produjo una batalla de la Segunda Guerra Mundial en la que la División Azul y los nazis lucharon juntos contra el ejército de la URSS.

Fuentes del instituto armado explicaron que se había producido un error de transcripción y en el sumario hay miles de documentos que demuestran que el procedimiento siempre se llamó Voloh, pero el fallo fue utilizado por el independentismo para resucitar sus fantasmas preferidos y transformar el dispositivo policial en una causa general contra su ideología. También aprovechó para acusar a la Guardia Civil de hacer apología de Franco y el nazismo.

El mensaje caló tanto que, dos semanas después, algunos medios prefieren seguir llamando a las actuaciones con el nombre equivocado. Uno de esos medios es la agencia EFE. Otros han ido incluso más allá y han optado por castellanizar el error convirtiendo la operación Volhov en Voljov. La guerra del independentismo no ocurrió en la Segunda Guerra Mundial. Se está librando ahora y tiene mucho que ver con el lenguaje. No la va ganando. Se imponen por goleada los medios que utilizan el verdadero nombre.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios