Sin baños de masas en el Congreso por la pandemia

Las habituales jornadas de puertas abiertas en las Cortes se han cancelado y el acto de homenaje a la Constitución será en la calle, con aforo limitado

Foto: Una de las jornadas de puertas abiertas en el Congreso, en 2019. (EFE)
Una de las jornadas de puertas abiertas en el Congreso, en 2019. (EFE)

La pandemia ha roto todos los hábitos, también los parlamentarios. A primeros de diciembre de cada año, desde 1997, el Congreso y el Senado abren sus puertas para que los ciudadanos que quieran entren y conozcan el hemiciclo, el Salón de Pasos Perdidos, las salas de las comisiones, el enorme patrimonio artístico de ambas Cámaras. Pero en 2020, por segunda vez tras la puesta en marcha de la iniciativa (la primera fue por unas obras, en 2012), no habrá ni puertas abiertas, ni gente mirando ni baños de masas de los diputados. El SARS-CoV-2 tiene la culpa.

Antes de que la nueva normalidad de las mascarillas se apoderara de todo, estas jornadas llevaban el Congreso y el Senado a un mundo distinto. Al mundo de la realidad, que no siempre coincide con el de sus señorías. Desde muy temprano, ciudadanos anónimos se apostan frente a la puerta de Los Leones, la de Carrera de San Jerónimo, para ser los primeros en saludar al presidente o a la presidenta y a los portavoces de los grupos. El año pasado, Meritxell Batet fue disciplinada y estrechó las manos de decenas de personas. Qué tiempos aquellos del contacto.

Las jornadas llevaban el Congreso y el Senado a un mundo distinto. Al mundo de la realidad, que no siempre coincide con el de sus señorías

La Mesa del Senado fue la primera en decidir que este año nada de puertas abiertas; le siguió la Mesa del Congreso. Ambos órganos parlamentarios, además, se han visto obligados a cancelar el tradicional acto del Día de la Constitución, cuando en las dos Cámaras se juntan ministros, diputados y un sinfín de autoridades para escuchar un discurso en el hemiciclo y luego tomar un ágape. Se juntan periodistas y políticos, y hay tanto follón que los corrillos ni siquiera se oyen y se suda demasiado. Con un virus tan contagioso, pues como que no.

Pero sí que habrá acto de homenaje a la Constitución. La Mesa del Congreso ha decidido trasladarlo a la calle. Aun así, en vez de un millar de personas, se invitará a unos pocos cientos.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios