El secreto mejor guardado de Cuatrecasas está 'under the flor'
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

El secreto mejor guardado de Cuatrecasas está 'under the flor'

Hay un socio con muy buena nariz para los vinos y muy buena mano para las reseñas culinarias y los maridajes. Tiene un influyente blog sobre el mundo del Sherry y la gastronomía

placeholder Foto: Sede de Cuatrecasas.
Sede de Cuatrecasas.

Los socios de los bufetes más importantes viven casi para trabajar. Pocas veces tienen tiempo para pasiones diletantes, más allá de unos hoyos o alguna sobremesa larga los viernes. Y aunque siempre hay excepciones, como algún pianista en potencia o algún arquero mundialista, cuesta dar con esos que viven para pasiones singulares.

En las filas de Cuatrecasas, sin embargo, hay un socio con muy buena nariz para los vinos y muy buena mano para las reseñas culinarias y los maridajes. Y no se trata de sibaritismo, sino de un auténtico chiflado por el Sherry y la buena mesa que recoge sus experiencias en un blog muy ameno y didáctico titulado 'Under the flor'.

placeholder Captura de pantalla del blog 'Under the flor'.
Captura de pantalla del blog 'Under the flor'.

Por el juego de palabras y su redacción en inglés, no hace falta hilar muy fino para saber quién puede ser el autor, que firma bajo el pseudónimo de Sharquillo, aunque en el blog solo da una pista sobre su identidad, al referirse a sí mismo como un ‘mancunian’ (natural de Mánchester) radicado en Madrid desde hace una década.

Quienes han compartido un ‘palo cortado’ con él se sorprenden del nivel de conocimiento que ha adquirido en muy poco tiempo (a partir de 2012) e incluso del nombre que tiene en el mundo de la restauración, pese a que no ejerce de 'influencer'. Su trabajo de campo es tan minucioso que terminará pleiteando con acento jerezano.

Los socios de los bufetes más importantes viven casi para trabajar. Pocas veces tienen tiempo para pasiones diletantes, más allá de unos hoyos o alguna sobremesa larga los viernes. Y aunque siempre hay excepciones, como algún pianista en potencia o algún arquero mundialista, cuesta dar con esos que viven para pasiones singulares.

Blog Vinos Nariz Cuatrecasas