El accionista 'indepe' que exige a Gortázar que renuncie a su despacho en la Torre KIO

Lejos de la ecuación de canje o los posibles despidos, el accionista que más comentarios concentró fue uno que exigió a Gortázar defender el ADN catalán y valenciano del grupo financiero

Foto: Junta de accionistas de CaixaBank. (EFE)
Junta de accionistas de CaixaBank. (EFE)

Las juntas de accionistas se han convertido en los últimos años en eventos cada día más sui géneris. Combinan lo último de las nuevas tecnologías, como la telepresencia de alguno de los consejeros, votaciones 'online' y todo tipo de presentaciones y vídeos, con el activismo de los accionistas del siglo XX. Junto a ello, también es el momento que sindicatos y asociaciones de consumidores aprovechan para 'leer la cartilla' a los responsables de las empresas.

Esta doble realidad se vivió este jueves en la junta extraordinaria de CaixaBank, en la que se aprobó por casi el 100% la fusión con Bankia. Uno de los momentos más peculiares se vivió en el turno de preguntas, cuando el accionista Eduard Mestres, catalán y residente en Valencia desde hace décadas, exigió al CEO Gonzalo Gortázar que renuncie a llevarse el centro de influencia del banco a Madrid.

Mestres argumentó que el consejero delegado no se debe dejar llevar por la tentación de tener un despacho en "la Castellana, al lado del Santiago Bernabéu", y mantener su centro de trabajo en Barcelona, donde están las raíces del banco. Gortázar, que ya tiene un despacho en el paseo de la Castellana, en el centro corporativo de La Caixa y CaixaBank, en la plaza de Gregorio Marañón, pasará a tener uno nuevo en la Torre KIO, donde está la sede de Bankia.

Gortázar respondió con sorna a Mestres: "No sufra, mantendré mi fantástico despacho en Barcelona, pero también tendré uno en Madrid y seguiré contando con el de Valencia". Las palabras apasionadas del accionista, pronunciadas en catalán, hicieron incluso que en algún momento se riera el traductor.

El Confidente