Unicaja y Liberbank copian a Sánchez

Las dos antiguas cajas presentaron en sociedad su fusión con una rueda de prensa en la que se dio prioridad a los medios regionales frente a los nacionales

Foto: Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja Banco, y Manuel Menéndez (d), consejero delegado de Liberbank. (EFE)
Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja Banco, y Manuel Menéndez (d), consejero delegado de Liberbank. (EFE)

Pedro Sánchez y María Jesús Montero popularizan sus polémicas ruedas de prensa del confinamiento. Los últimos en copiar su técnica han sido Unicaja Banco y Liberbank, los dos grupos de antiguas cajas que presentaron en sociedad su fusión este miércoles, con una convocatoria telemática —obligada por la pandemia—, con el envío de preguntas por escrito y en la que se dio prioridad a los medios regionales frente a los nacionales.

El Gobierno fue objeto de las críticas de los medios de comunicación por sus ruedas de prensa celebradas casi diariamente durante los meses de marzo y abril. En ellas, estableció un sistema 'aleatorio' en el que permanentemente se 'colaban' preguntas de medios regionales o sectoriales, como 'Diario del Puerto' o 'La Marea'. Con el paso del tiempo, Moncloa fue perfeccionando la técnica para que hubiera más preguntas de medios con cuestiones de interés general.

La rueda de prensa de Unicaja Banco y Liberbank optó, sin embargo, por un modelo de convocatoria en el que se dio primero paso a medios regionales con interés en cómo va a impactar la fusión en los empleados y clientes de su provincia. Así, las seis primeras cuestiones fueron en este sentido, de medios como RTVE Zamora, Agencia Ical, 'El Periódico de Extremadura' y 'El Diario Montañés'.

Unicaja y Liberbank son dos entidades líderes en regiones como Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha. De ahí el interés en explicar la operación en los territorios donde se la juega. Aun así, una operación así de clave en el panorama nacional debería haber dado más importancia a los medios nacionales. Y, sobre todo, debería haber contado con la oportunidad de preguntar en directo, algo clave para el periodismo.

El Confidente