¿Ir a votar el 14-F disfrazado por ser carnaval? Absténgase por si acaso
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

¿Ir a votar el 14-F disfrazado por ser carnaval? Absténgase por si acaso

Durante la sesión del 28 de enero, la JEC tuvo que revisar una solicitud del representante de una entidad denominada Escaños en Blanco

placeholder Foto: Imagen de las urnas de una cita electoral catalana preparadas para los comicios. (EFE)
Imagen de las urnas de una cita electoral catalana preparadas para los comicios. (EFE)

La Junta Electoral Central (JEC) es un organismo que ha cobrado un protagonismo inusitado con motivo de las últimas convocatorias electorales. En 2019, se celebraron cinco comicios —dos veces los generales, los autonómicos, los municipales y los europeos— y hubo tanta litigiosidad que muchos de sus acuerdos levantaron polémica. Aparte de instar a la retirada de los lazos amarillos de la fachada de la Generalitat, sancionó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por citar dos ejemplos. Durante un proceso electoral, los 13 representantes de la JEC tienen que analizar numerosas quejas y peticiones. Por suerte, no siempre son farragosas o controvertidas.

Durante la sesión del pasado 28 de enero, el órgano fiscalizador de las elecciones, ahora de las catalanas del 14-F, tuvo que revisar una solicitud del representante de una entidad denominada Escaños en Blanco. La consulta tiene que ver con la posibilidad de acudir a las urnas de Cataluña "libremente ataviados" pero sin mostrar consignas o mensajes que se identifiquen con los de algún partido. La gracia de la solicitud tiene que ver con lo que recuerda después: el 14 de febrero es la festividad de los carnavales. Lo que el interesado quiere saber, vaya, es si alguien puede ir disfrazado a votar, siempre y cuando no lleve un logo político en el vestuario o un lema de un candidato.

Lo más curioso, y la consulta ya lo es, está sin embargo en la respuesta. Como la JEC es una entidad que solo puede decidir conforme a lo que establece la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), su contestación no es una negativa. El legislador no ha contemplado nada sobre ir disfrazado de pirata a un colegio electoral. O de dinosaurio. O de Pokémon. Lo único que señala al respecto, artículo 93, es que no se puede hacer propaganda en los colegios electorales de ningún partido aspirante a presidir un Gobierno.

La JEC recupera, no obstante, algunos acuerdos similares adoptados en el pasado: Vox, en julio de 2020, preguntó si se podía ir a votar o si se podía estar en los colegios electorales con mascarillas que enseñasen la bandera de España. La JEC no puso objeción, al entender que la bandera no está sujeta a proclamas partidistas. Vamos, que la bandera no es de ningún partido, por decirlo de otro modo.

Así que si alguien tiene la ocurrencia de ir a votar el 14 de febrero disfrazado, porque es carnaval, 'a priori' no habrá problema, siempre y cuando no porte un retrato de Junqueras en el sombrero o el puño y la rosa en la bota. De todos modos, por si acaso, lo mejor es abstenerse de ir vestido como Mario Bros o Bob Esponja. O no.

Junta Electoral Central Colegios Carnaval