Los charcos mediáticos de Escrivá
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

Los charcos mediáticos de Escrivá

A finales de enero, la emprendía contra los medios en general por unas filtraciones a la prensa sobre una posible ampliación del periodo para calcular las pensiones de 25 a 35 años

placeholder Foto: El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. (EFE)
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. (EFE)

Últimamente, José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España, no hace más que meterse en charcos mediáticos.

A finales de enero, la emprendía contra los medios en general (y el periodista Carlos Alsina en particular) por unas filtraciones a la prensa sobre una posible ampliación del periodo para calcular las pensiones de 25 a 35 años.

Unas filtraciones, por cierto, cuyo origen no puede ser otro que miembros de su propio Gobierno y que, a la postre, se demostraron verdaderas, ya que esa medida estuvo incluida en los borradores de los textos que se iban a enviar a Bruselas. Además, finalmente, el documento sí mencionaba una posible ampliación del periodo de cálculo, pero sin concretar la cuantía de años.

Foto: El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. (EFE)

El último charco en el que chapoteó Escrivá lo creó él mismo este fin de semana. A las 10:52 del sábado, publicó un tuit en el que aparecía una imagen con unas declaraciones de Luis de Guindos, en las que el vicepresidente del Banco Central Europeo aseguraba que la condonación de la deuda pública en manos del BCE sería una "ilegalidad" y "no tiene sentido".

Sobre esa imagen, el ministro Escrivá añadió un par de frases con escaso margen de interpretación.

"Me dijo un gobernador de un banco central americano, 'nosotros los banqueros centrales somos unos olímpicos' (5ª acepción RAE). Eso me suscita [un emoticono de un dedo índice señalando la imagen] la palabra hipocresía al recordar que el 30% de la deuda pública del euro está en sus bancos centrales a pesar del art. 123 del TFEU".

La quinta acepción de la RAE es "altanero, soberbio" y la entrada 'hipocresía' solo tiene una: "Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan".

Tras la poco sorprendente concatenación de enarcamientos de cejas causado por el tuit, el ministro decidió matizar a su manera. A las 13:54, tuiteó:

"Ante interpretaciones tan diversas de mi anterior tuit, me gustaría aclarar que mi única intención era hacer notar que, cuando desde 2009 los límites entre la política monetaria y fiscal son cada vez más tenues, sobran grandilocuencias y golpes de pecho de ortodoxia".

Curiosamente, Christine Lagarde, presidenta del BCE, repitió el domingo el mensaje de De Guindos. En una entrevista publicada en el semanario 'Le Journal du Dimanche', la banquera central del euro aseguró que "cancelar deudas es inimaginable" y añadió que "sería una violación del tratado europeo que prohíbe estrictamente la financiación monetaria de los Estados".

Y la vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, también desdeñó ayer en Barcelona esta opción, al calificar de "improductivo" el debate sobre la condonación de la deuda.

Al cierre de este artículo, Escrivá no había tuiteado nada sobre las palabras de Lagarde ni de Calviño.

José Luis Escrivá