La devaluación olímpica del Banco Central Europeo
  1. España
  2. El Confidente
Agencias

El Confidente

Por
EC

La devaluación olímpica del Banco Central Europeo

El guiño del BCE a los Juegos Olímpicos a través de Twitter ha azuzado la respuesta de los más críticos con las políticas de la institución

Foto: Monedas de cinco, dos y un euro. (EFE)
Monedas de cinco, dos y un euro. (EFE)

El Banco Central Europeo (BCE) no ha querido dejar pasar la ocasión de hacer un guiño a los Juegos Olímpicos que se celebran estos días en la ciudad japonesa de Tokio. A través de su página de Twitter, la institución con sede en Fráncfort (Alemania) publicó este sábado un mensaje en el que, siguiendo el patrón de moda en que se pone en valor la evolución de cualquier realidad ("How it started... how it's going"), ponía en relación una antigua moneda de plata con la efigie de Zeus laureado con una moneda de dos euros emitida recientemente por la Casa de la Moneda de Portugal, con una imagen conmemorativa de los Juegos de Tokio.

El tuit del banco central alcanzó una repercusión muy superior a la que suele ser habitual en los mensajes de la institución. Pero lejos de celebrar su iniciativa, entre los usuarios de la red social que se animaron a replicar al mensaje, primaron las respuestas críticas. La comparativa entre ambas monedas pronto se volvió en contra del BCE. "Cómo empezó: nos muestras dinero real. Moneda de plata con la cabeza de Zeus del 352 a. C., Elis, Olimpia. Cómo va: nos muestras dinero fiduciario sin valor. Una nueva moneda de dos euros de cobre y níquel de 2021", indica una de las respuestas al tuit, mientras que otros usuarios fueron más contundentes en su crítica, señalando que el dinero de la derecha, el actual, no tiene ningún valor y acusando a la institución que preside Christine Lagarde de estar robando a los ahorradores mediante sus políticas monetarias.

El BCE ha jugado un papel clave en la respuesta económica europea a las dificultades experimentadas en la región en la última década, poniendo en marcha una serie de políticas extraordinarias que han permitido a la región superar episodios críticos, como la pasada crisis de deuda entre 2010 y 2015 o, más recientemente, el 'shock' del coronavirus. Para ellos, la institución ha recurrido a la emisión masiva de dinero en el sistema, a través de una serie de programas de compra de activos que han llevado a que el balance de la institución roce los ocho billones de euros, cuatro veces más de lo que mantenía hace 10 años.

Pese a que la opinión mayoritaria en Europa es que estas medidas han sido cruciales para garantizar la recuperación e incluso la pervivencia de la eurozona, existe una corriente de críticos que consideran que esta impresión masiva de dinero solo viene en beneficio de los ricos, mientras empobrece a los pequeños ahorradores, dificultando la rentabilidad del ahorro y provocando una inflación en los bienes reales (algunos de los mensajes hacían alusión a la subida de los precios de la vivienda) que ha agudizado las desigualdades sociales. En esas circunstancias, la comparativa de un euro actual con una moneda de antaño, que basaba su valor en su contenido de metales preciosos, ha azuzado el enfado de los más críticos.

Y no dejaron pasar la oportunidad tampoco los usuarios que ven que el futuro del dinero pasa por las criptomonedas descentralizadas. Así, varios tuiteros complementaron el mensaje del BCE con un "cómo terminará" acompañado de imágenes representativas del bitcoin, la mayor moneda digital del mercado.

Si los gestores de la cuenta del banco central en la red social del pajarito pensaban conseguir con su tuit un aplauso a su espíritu olímpico, es probable que se hayan visto sorprendidos por un debate sobre la realidad del dinero y lo que muchos consideran que ha sido una devaluación olímpica del euro.

Banco Central Europeo (BCE) Juegos Olímpicos