Mucha literatura en la visita de Pere Aragonès al Palau de Ximo Puig
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

Mucha literatura en la visita de Pere Aragonès al Palau de Ximo Puig

Los dos presidentes evidenciaron complicidad. Pero la normalización institucional entre las Generalitats valenciana y catalana todavía debe traducirse en hechos concretos

placeholder Foto: Los libros que Ximo Puig regaló a Pere Aragonès.
Los libros que Ximo Puig regaló a Pere Aragonès.

Cuatro años y medio hacía que no se producía un encuentro formal en Valencia entre los presidentes de la Generalitat de Cataluña y de la Comunidad Valenciana. La última ocasión en que la foto se propició fue en septiembre de 2016, cuando una delegación catalana liderada por Carles Puigdemont, en la que también participó desde la oposición Inés Arrimadas, entonces portavoz de Ciudadanos en el Parlament, aterrizó en la ciudad del Turia. La deriva del 'procés' a partir de los sucesos de octubre de 2017 y la ausencia de interés de Quim Torra, cuya relación con Ximo Puig siempre fue nula, cortaron la comunicación institucional.

Con el ascenso de Pere Aragonès a la presidencia catalana, los teléfonos han vuelto a sonar entre las dos autonomías vecinas. El dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya ha iniciado una suerte de juego de equilibrios en el que mantiene la llamada independentista y el referéndum como horizonte maximalista, pero a la vez trata de tender puentes con el Gobierno del PSOE, buscando un espacio de distensión. La 'normalización' institucional tiene un aliado en Puig, también socialista y muy interesado en estabilizar los vínculos con quien es uno de los principales clientes comerciales de la Comunidad Valenciana.

Aragonès comió con empresarios y líderes sindicales y se fue con cuatro libros

Esa complicidad en la descongelación fue palpable en la comparecencia conjunta de este miércoles, con gestos y miradas, aunque está por ver que se traduzca en cuestiones concretas. Aragonès dejó claro que, aunque comparte el problema de insuficiencia financiera valenciano (que también reconoce a Cataluña) no dará la cara en los foros multilaterales por cambiar el sistema. Apoyará por detrás y pondrá la mano si hay cambio. Pero tiene su propia vía de negociación con la mesa de diálogo bilateral con Pedro Sánchez con el referéndum como gran y único 'Valhalla'.

En otros asuntos, como los fondos europeos, las dos administraciones han comenzado a trabajar ya en la detección de sinergias en los consorcios empresariales que pujarán por los llamados Perte o proyectos estratégicos del Next Generation UE. La idea es invitar a las empresas a sumar iniciativas para favorecer la interterritorialidad que el Gobierno (y la Comisión Europea) exige a los proyectos.

Foto: Pere Aragonès y Ximo Puig, minutos antes de su reunión en Valencia este miércoles. (EFE)

Hasta que las buenas intenciones se concreten, la nueva cumbre autonómica está plagada de mucha literatura. Como la que Ximo Puig, como anfitrión de la reunión, regaló a Aragonès. Cuatro libros de autores valencianos, dos en activo y dos ya fallecidos, se llevó a Barcelona el 'president' de ERC: 'Gràcies per la propina', de Ferran Torrent; 'Noruega', de Rafa Lahuerta; 'El llibre de meravelles', de Vicent Andrés Estellés, y 'Viento del pueblo', del poeta de Orihuela Miguel Hernández.

El presidente catalán, que llegó a Valencia la noche del martes en coche, comió con líderes sindicales y empresarios locales, y visitó por la tarde la casa en Sueca del escritor y ensayista Joan Fuster, uno de los primeros intelectuales del nacionalismo valenciano, promotor del concepto de Països Catalans como sujeto político, fallecido en 1992 y autor de 'Nosaltres el valencians'. En 'Noruega', precisamente, la novela de moda en la sociedad valenciana y fenómeno editorial con 30.000 ejemplares vendidos, el protagonista enmienda la exclusiva del fusterianismo como único friso explicativo de la sociología valenciana. Seguro que su lectura le servirá a Aragonès para entender mucho mejor a su anfitrión y dejar a un lado los tópicos que en Cataluña todavía persisten sobre la comunidad vecina del sur.

Ximo Puig Pere Aragonès
El redactor recomienda